Search
TOP
Yo tengo una acidez que me sube y me baja – Conciencia por la vida
32003
post-template-default,single,single-post,postid-32003,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,awake-ver-1.3,,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-default-style,eltd-fade-push-text-top,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-slide-from-left,eltd-,eltd-fullscreen-search eltd-search-fade,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

Yo tengo una acidez que me sube y me baja

Si cada vez que comes esos taquitos al pastor, por la noche las agruras y el ardor no te dejan dormir siendo un problema ya muy frecuente o ya estás en la edad de que “mejor le piensas” antes de comer algo muy picoso o condimentado, la siguiente información te puede interesar…

Recordemos que cuando comemos algún alimento, éste sufrirá varias transformaciones recorriendo todo nuestro sistema digestivo, pasando desde la boca, bajando por el esófago, llegando al estómago, atravesando el intestino delgado y posteriormente el intestino grueso, para finalmente en unas cuantas horas ser desechado a manera de heces fecales.

La enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) es causado por la regurgitación del contenido gástrico (expulsión de comida procedente del esófago o del estómago sin que haya náuseas ni contracciones enérgicas de los músculos abdominales) manifestándose como un ardor o quemazón principalmente en la “boca del estómago” que puede subir por el esófago hasta la garganta, e incluso se puede percibir un sabor agrio o amargo que generalmente aparece posterior al consumo de alimentos, al menos dos veces a la semana, en los últimos seis meses. Esto se debe a que existe una válvula muscular (esfínter) al inicio del estómago que en condiciones normales funge como una puerta que posterior a que algún alimento ingerido llegue al estómago, esta se cierra, evitando que el ácido y el contenido gástrico sufra de un reflujo al esófago. En varias patologías como el ERGE, esta válvula no se cierra de una manera funcional, por ende, permite que el ácido estomacal regrese al esófago.

Diversos factores se consideran de riesgo como la obesidad y el sobrepeso, el tabaquismo y consumo de alcohol, la predisposición genética, entre otros, siendo estos los más relevantes; sin embargo, no se deben confundir con factores agravantes como el consumo de grasas, irritantes, comidas copiosas, café, chocolate o bebidas carbonatadas, ya son factores que pueden empeorar la sintomatología.

Es de gran importancia acudir con un profesional de la salud, ya sea un médico general o un gastroenterólogo que pueda, por medio de los síntomas que estas personas refieren, algunos estudios de imagen y laboratorios, hacer una presunción diagnóstica que permita brindar una terapéutica especializada de acuerdo a los resultados de las pruebas o escalas a las que llegarán a ser sometidos los pacientes. Todo esto aunado a la modificación de ciertos hábitos dietéticos recomendados por un licenciado en nutrición preferentemente, con el objetivo de trabajar de una manera multidisciplinaria para el alivio y mejoría de cada uno de los pacientes.