Search
TOP
Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG) – Siegfried Rhein
15022
post-template-default,single,single-post,postid-15022,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,awake-ver-1.3,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-default-style,eltd-fade-push-text-top,eltd-header-standard,eltd-fixed-on-scroll,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-slide-from-left,eltd-,eltd-fullscreen-search eltd-search-fade,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG)

¿Qué es?

En el mundo, las preocupaciones de salud, dinero, familia y trabajo, están presentes en todos los individuos, sin embargo, existe un grupo de personas que padecen Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG) en donde la preocupación por estas cosas es extrema, acompañándose de otros factores de riesgo psicológicos y físicos inespecíficos, incluso cuando hay poca o ninguna razón para preocuparse. El hecho de vivir día a día les genera ansiedad con pensamientos basados en que las cosas no saldrán nada bien, en muchas ocasiones, estas preocupaciones hacen que las personas con este trastorno se vean limitadas en el desarrollo de sus actividades diarias.

El desarrollo del trastorno de ansiedad generalizada es lento y suele comenzar durante la adolescencia o juventud. Los factores de riesgo asociados pueden disminuir o aumentar en distintos momentos, incluso frecuentemente empeorar durante momentos de mayor estrés.

¿Por qué ocurre el trastorno de ansiedad generalizada?

A veces el trastorno de ansiedad generalizada es hereditario, pero nadie sabe con seguridad por qué algunas personas lo tienen y otras no. Varias partes del cerebro y su función están relacionadas con el miedo y la ansiedad. Se cree que las preocupaciones extremas que acompañan a este trastorno pueden ser una manera de evitar o ignorar alguna otra preocupación más profunda. Si la persona soluciona ese problema, entonces las preocupaciones del trastorno de ansiedad generalizada también podrían desaparecer.

¿Cuáles son las señales o factores de riesgo del trastorno de ansiedad generalizada?

Las personas con trastorno de ansiedad generalizada pueden:

Preocuparse demasiado por las actividades diarias y al mismo tiempo tener problemas para controlar sus preocupaciones y ser conscientes de que se angustian mucho más de lo que deberían. Suelen tener dificultad para relajarse y concentrase. También pueden tener problemas para poder dormir o permanecer dormidas, sensación de fatiga todo el tiempo, dolores musculares y de cabeza, estomacales o inexplicables, pueden presentar temblores o tics (movimientos nerviosos), sensación de falta de aire, sentirse irritable, sudar mucho y marearse.

¿Qué hacer para prevenirlo?

Al percatarse de las señales o factores de riesgo, de inmediato se debe acudir al médico y hablar con él acerca de estas molestias. El médico es el indicado, pues con base en una historia clínica y exámenes, él debe asegurarse de que los factores de riesgo no sean causados por algún problema físico. Después podrá recomendar la visita a un especialista en salud mental ya que por lo general se trata con psicoterapia, medicamentos o una combinación de ambas.

Psicoterapia. Un tipo de psicoterapia llamada terapia cognitiva-conductual es especialmente útil para el tratamiento del trastorno de ansiedad generalizada. Promueve en la persona diferentes formas de pensar, de comportarse y cómo reaccionar ante distintas situaciones para disminuir su ansiedad o preocupación.

Medicamentos. En algunos casos, los médicos recetan ansiolíticos o antidepresivos, medicamentos que ayudarán a tratar el trastorno de ansiedad generalizada.