Search
TOP
Sueño en la infancia – Conciencia por la vida
29248
post-template-default,single,single-post,postid-29248,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,awake-ver-1.3,,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-default-style,eltd-fade-push-text-top,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-slide-from-left,eltd-,eltd-fullscreen-search eltd-search-fade,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

Sueño en la infancia

¿Qué es el sueño?

El sueño es un estado natural y recurrente que utiliza el cuerpo para el reposo. Se caracteriza por la falta de movimientos voluntarios, nula acción, y falta de respuesta a las situaciones que ocurren fuera de nuestro organismo.

¿Cuál es la utilidad del sueño en la infancia?

El sueño tiene la finalidad de promover un estado de reposo y descanso para el cuerpo, con el objetivo de recuperarse de los esfuerzos sufridos durante los periodos de vigilia.

¿Cuánto duermen los bebés?

• Al nacimiento, los bebés duermen 17 horas en 5 o 6 periodos repartidos durante el día.
• Al tercer mes de vida, duermen unas 16 horas en 4 o 5 periodos durante el día.
• Al sexto mes, los bebés duermen 12 horas al día con despertares breves y 2 siestas al día.
• Al llegar los 3 años, realizan un sueño nocturno de 12 horas y que va disminuyendo.
• En la adolescencia, los periodos de sueño nocturno llegan a 7 u 8 horas.

¿Qué sucede si nuestro bebé se priva del sueño?

La privación de un sueño adecuado y reparador puede causar alteraciones cognitivas, falta de atención y concentración, cambios en el estado de ánimo, y problemas en el sistema inmunológico, cardiaco, metabólico y hormonal.

Mi hijo toma siestas, ¿es normal?

Si, las siestas son normales hasta los 4 o 5 años de edad. Incluso, la supresión anticipada de las siestas puede ocasionar somnolencia durante el día.

¿Qué recomendaciones podemos tomar para mejorar la calidad del sueño de nuestros bebés?

Las medidas de higiene de sueños nos permiten tener un conjunto de medidas, recomendaciones y hábitos que favorecen el inicio y mantenimiento del sueño, por ejemplo:

• Levantarse y acostarse todos los días, aproximadamente a la misma hora.
• En niños hay que adaptar las siestas según su edad y desarrollo. En adolescentes, hay que evitar las siestas durante el día.
• Establecer rutinas 20 o 30 minutos antes de dormir.
• Mantener ambientes adecuados para dormir, es decir, con adecuados niveles de temperatura, ruidos, ventilación, iluminación, cama confortable, entre otros.
• Evitar comidas copiosas antes de dormir.
• Evitar el consumo de alcohol, cafeína, tabaco, entre otras.
• Evitar el uso de aparatos electrónicos dentro del dormitorio.
• Realizar ejercicio físico todos los días, aunque nunca en horas previas a dormir.
• Promover la capacidad de dormirse sin presencia de los padres
• Llevar a los niños a la cama si están cansados y evitarlo cuando estén muy activos.

¿Qué hago si mi bebé no está durmiendo adecuadamente?

Existen muchas situaciones que pueden ocasionar un mal sueño en los infantes, en general, se sugiere usar medidas para mejorar nuestra calidad de sueño. Y en caso de seguir presentando problemas del sueño, es importante consultar con un profesional de la salud.