Search
TOP
¿Qué pueden generar las bacterias en la piel? - Conciencia por la vida
19159
post-template-default,single,single-post,postid-19159,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,awake-ver-1.3,,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-default-style,eltd-fade-push-text-top,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-slide-from-left,eltd-,eltd-fullscreen-search eltd-search-fade,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

¿Qué pueden generar las bacterias en la piel?

Las Piodermias

La piel que es el órgano más grande del cuerpo y está intensamente colonizada por bacterias, estas bacterias son parte de ella y son gérmenes que no producen infección, a las cuales se les denomina flora bacteriana o microbiota de la piel. La palabra pioderma viene del griego pion que significa pus y dermia: condición cutánea, de ahí que se conozcan como piodermitis o piodermias a las enfermedades infecciosas de la piel producidas por microorganismos piógenos y en las que como resultado del proceso inflamatorio se produce pus.

La causa de las piodermias son las bacterias y las que con frecuencia producen estas infecciones de la piel son gérmenes de dos tipos: los estreptococos y los estafilococos.

Algunos desencadenantes de las piodermias: Normalmente existen bacterias que son más numerosas en las zonas tapadas, que las expuestas; sin embargo, ante factores como el clima cálido, alto grado de humedad, la presencia de enfermedades en la piel en especial la dermatitis atópica, la edad del paciente, antecedentes de tratamiento con antibióticos, la higiene inadecuada, el hacinamiento y los traumatismos menores descuidados, se promueve la invasión de diversas bacterias piógenas (bacterias que originan procesos con pus) que pueden causar diferentes enfermedades que comprenden infecciones piógenas superficiales y profundas e incluso intoxicaciones generales. Este tipo de infecciones forman un amplio grupo de enfermedades de la piel que se pueden presentar de diferentes formas, ya que son de diversas causas y pronóstico, dependiendo del área que se vea afectada, del tipo de bacteria que la origina, la profundidad de la afección y la evolución de la misma. De estas, la enfermedad o piodermia más frecuente y la forma más común es el impétigo.

Por ser el Impétigo la infección bacteriana de mayor frecuencia, en este espacio describiremos como se presenta.  El impétigo es causado comúnmente por un estafilococo altamente contagioso, se propaga fácilmente por contacto directo o también por objetos contaminados, es más frecuente entre niños de 2 a 6 años y suele aparecer en zonas donde hubo un traumatismo pequeño como la picadura de insecto, heridas superficiales y lesiones de varicela. Las lesiones se presentan como pequeños crecimientos sobre el relieve de la piel de forma circular, con enrojecimiento que evoluciona a una lesión de contenido líquido, de pared delgada y base enrojecida, que se rompen rápidamente y forman secreciones, que, a su vez se secan rápidamente dando origen a costras amarillentas de color miel.

Impetigo

¿Qué podemos hacer para prevenir las Piodermias? Existen personas que portan las bacterias y pueden generar las infecciones de piel, por lo cual tienen mayor riesgo de padecer algún tipo de piodermia.  Para prevenirlas se recomienda el lavado de manos frecuente, así como mejorar las condiciones de higiene general, recortar las uñas y evitar el contacto con la suciedad; lo cual reduce la posibilidad de transmisión de las bacterias en la piel de una persona a otra y de padecer la infección.

Las personas que padecen Piodermias deben acudir al médico de forma inmediata cuando se observe alrededor de una herida una hinchazón o enrojecimiento doloroso, que incluso separe los bordes de la herida. También cuando aparezca líquido sucio y maloliente sobre la herida. No se debe manipular una lesión por personal no preparado, debido al riesgo de favorecer la extensión de la infección. Debe vigilarse con especial atención las infecciones situadas alrededor de la nariz.