Search
TOP
Lo que hay que saber sobre la Tos - Conciencia por la vida
18616
post-template-default,single,single-post,postid-18616,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,awake-ver-1.3,,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-default-style,eltd-fade-push-text-top,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-slide-from-left,eltd-,eltd-fullscreen-search eltd-search-fade,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

Lo que hay que saber sobre la Tos

¡Lo que hay que saber sobre la Tos!

La Tos es la manifestación de defensa de múltiples enfermedades respiratorias y es una causa frecuente de consulta en pediatría debido a que altera la vida normal del niño y causa angustia en los padres. La tos es una respuesta normal del aparato respiratorio que sirve para proteger las vías aéreas de sustancias irritantes inhaladas y de cuerpos extraños, por lo que tiene el objetivo de eliminar o expulsar las secreciones y otros elementos de las vías aéreas, así como de limpiarlas de secreciones retenidas.  La tos es la expresión clínica de diversas enfermedades y es producida por un mecanismo de reacción o reflejo generado por la estimulación de receptores de la tos que se encuentran en diversos órganos de las vías respiratorias como: la nariz, oído, laringe, tráquea, bronquios entre otros.

La tos conforme a su evolución en tiempo puede ser aguda o crónica:

La Tos aguda es la que dura menos de 3 semanas y la causa más frecuente de esta son las infecciones de las vías respiratorias altas que suelen ser principalmente de origen viral, o como reacción normal a la presencia de cuerpos extraños en las vías aéreas, gases y polvos irritantes.

La Tos crónica es la que dura más de 8 semanas y es originada por diversas enfermedades de las vías respiratorias como la rinitis crónica, el asma, el reflujo de ácido estomacal, infección persistente de vías respiratorias, bronquitis crónica, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), ciertos medicamentos, entre otras causas. La tos crónica puede ser más que una molestia, ya que es capaz de interrumpir el sueño y dejar a la persona que la padece exhausto.

Algunos desencadenantes de la tos pueden ser:

  • Estímulos irritativos como cuerpos extraños, gases irritantes y polvo que intenta adentrarse a las vías aéreas.
  • Estímulos inflamatorios que son la causa más importante de la tos infantil como la inflamación de la faringe –faringitis-, de la laringe –laringitis-, de la tráquea –traqueítis- y de bronquios –bronquitis-.
  • Estímulos mecánicos como la compresión por la presencia de tumores, o por causas obstructivas como el asma o la hiperreactividad de los bronquios.

Existen diferentes tipos de tos y conforme a su forma o carácter la tos se clasifica en:

  • Tos seca, es aquella que no genera secreciones y es originada por irritación de algún área de las vías respiratorias.
  • Tos húmeda, es la que produce secreciones y resulta beneficiosa  permitiendo la expulsión de las secreciones mucosas y otras sustancias acumuladas que se originan en las vías respiratorias bajas como la tráquea, bronquios o pulmones. En este tipo de tos las secreciones pueden ser de diferentes características que va a depender de la causa y sitio de donde proviene esa secreción.

¿Qué podemos hacer para prevenir la Tos?

En primer lugar, es recomendable que las personas ayuden a su sistema de defensa: durmiendo el tiempo suficiente, llevando una dieta sana y evitando la ingesta de alcohol y tabaco. Además, se sugiere: evitar el aire muy seco o aire caliente de las calefacciones, manteniendo cierto grado de humedad en el ambiente, evitar el contacto cercano con personas resfriadas, no dar la mano a personas enfermas de las vías respiratorias y lavarse las manos frecuentemente. 

Las personas que padecen Tos deben acudir al médico inmediatamente, ya que además de que el Médico indagará cuál es el origen de la tos, establecerá un adecuado tratamiento. Esto es muy importante, ya que la tos puede tener complicaciones en corazón, pulmones y en todo el organismo que en ocasiones pueden ser verdaderamente graves y preocupantes, directamente relacionadas con la intensidad y la persistencia de la tos, como por ejemplo: alteración de la voz –disfonía-, vómito, dolor de cabeza, mareos, desmayos, dolor muscular a nivel del pecho y abdomen, fatiga, sangrados en ojos, alteraciones del ritmo del corazón, hernias de pared abdominal, fractura de costillas, entre otras.

Recordemos que la contaminación ambiental ejerce un efecto dañino en el aparato respiratorio, una persona sana no debe expulsar secreciones si tose, y la tos persistente puede ser manifestación de alguna alteración respiratoria importante.