Search
TOP
La nebulización – Conciencia por la vida
31998
post-template-default,single,single-post,postid-31998,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,awake-ver-1.3,,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-default-style,eltd-fade-push-text-top,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-slide-from-left,eltd-,eltd-fullscreen-search eltd-search-fade,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

La nebulización

¿Qué es la nebulización?.

Una nebulización es un procedimiento médico que consiste en la administración de un fármaco o alguna solución terapéutica, mediante vaporización de forma directa y rápida a los pulmones.

La sustancia o fármaco se administra junto con un medio líquido, comúnmente una solución y con la ayuda de un dispositivo llamado nebulizador que tiene un compresor encargado de convertir ese líquido en vapor para que pueda ser inhalado por la persona que requiera el tratamiento para las vías respiratorias.

¿Qué es un nebulizador?

Un nebulizador es un aparato que transforma los medicamentos líquidos en muy pequeñas gotas o vapor muy fino, para ser conducidas en forma de vaporización por un tubo de plástico que está unido en uno de sus extremos a la salida del aparato y en el otro a una pieza plástica o careta que se coloca sobre la nariz y boca. La mayoría de los nebulizadores son pequeños, de manera que son fáciles de transportar. Además, la mayoría funciona mediante compresores de aire.

¿Cuál es la utilidad de la nebulización?

La utilidad de la nebulización es importante, indicándose para la administración de medicamentos que solo están disponibles en forma líquida, cuando se requiere administrar altas dosis por vía broncopulmonar, en enfermos que no tienen la capacidad de usar correctamente sistemas convencionales de inhalación, ya sea por incapacidad física o psíquica o por dificultad del proceso. La nebulización es principalmente utilizada en enfermedades respiratorias como por ejemplo el Asma y la EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica).

Los medicamentos que se pueden administrar por nebulización son principalmente broncodilatadores, solución salina estéril, antiinflamatorios y antibióticos.

¿Cómo se lleva a cabo la nebulización?

Es importante mantener limpio el nebulizador y utilizar el aparato conforme a las instrucciones del fabricante; sin embargo, algunos de los pasos básicos para preparar y utilizar el nebulizador son las siguientes:

  1. Lávese bien las manos.
  2. Conecte la manguera al compresor de aire del nebulizador.
  3. Llenar el recipiente del medicamento con la cantidad recetada. Para evitar derrames, cierre herméticamente el recipiente del medicamento y sostenga siempre la boquilla derecha arriba y abajo.
  4. Conecte la manguera y la mascarilla o careta al recipiente del medicamento.
  5. Colóquese la mascarilla o careta sobre la nariz y boca para que todo el medicamento ingrese en los pulmones.
  6. Respire hasta que se consuma todo el medicamento. La duración de la nebulización dependerá del medicamento y de la indicación médica. Comúnmente son entre 10 a 15 minutos.
  7. Apague la máquina cuando termine.
  8. Lave el recipiente del medicamento y la mascarilla o careta con agua y póngalos a secar al aire hasta su próximo tratamiento.
Las ventajas de la Nebulización son:

La ventaja principal del empleo de fármacos nebulizados es que éstos se depositan directamente en el tracto respiratorio, con lo que se alcanzan concentraciones mayores de los mismos en los bronquios y pulmones.

También por esta vía hay menor riesgo de que la persona presente efectos secundarios que si se emplean por vías que llegan a todo el organismo. Por otro lado, es una vía fácil de utilizar para cualquier tipo de paciente.

¿Cuándo recurrir a la nebulización?

Comúnmente se requiere de la prescripción médica para el uso de medicamentos a través de la nebulización. Los nebulizadores son fáciles de adquirir sin una receta médica, aunque un médico necesitará recetar el medicamento. Algunos fabricantes de medicamentos requieren el uso de un tipo específico de nebulizador, así que siempre es recomendable verificar con el farmacéutico o médico antes de realizar la compra.