Search
TOP
LA INFECCIÓN DE LAS HERIDAS – Conciencia por la vida
32344
post-template-default,single,single-post,postid-32344,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,awake-ver-1.3,,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-default-style,eltd-fade-push-text-top,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-slide-from-left,eltd-,eltd-fullscreen-search eltd-search-fade,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

LA INFECCIÓN DE LAS HERIDAS

¿Qué es la infección de las heridas?

Las heridas son muy comunes y son resultado de la rotura de la superficie de la piel, causadas por objetos cortantes. Si la lesión es poco importante, suele bastar con aproximar los bordes de la herida, pero si existe mayor pérdida de tejido la curación se puede prolongar por mucho más tiempo. La infección de una herida sucede cuando los gérmenes como las bacterias, hongos o parásitos se instalan y crecen dentro de la piel dañada por la herida.

 

¿Qué origina la infección en las heridas?

Las heridas son causadas por cortes, desgarros, quemaduras, aplastamientos, extremo calor o frío, corrientes eléctricas intensas, sustancias químicas y la interrupción de la llegada de sangre a un tejido. Las heridas se pueden infectar cuando las bacterias ingresan a la misma y comienzan a multiplicarse, las cuales, pueden provenir de la piel circulante, el entorno externo o del objeto que causó la lesión.

 

El riesgo de infección de la herida es mayor sí: La herida es grande, profunda o tiene un borde irregular, hay suciedad o partículas extrañas entraron a la herida, si la causa de la herida fue una mordedura de otra persona o un animal o si la herida fue  provocada por una lesión con un objeto sucio, oxidado o contaminado. 

 

¿Cómo se presenta la infección de las heridas?        

Una herida infectada puede producir aumento de dolor, hinchazón y enrojecimiento. También pueden provocar piel caliente alrededor de la herida, secreción amarilla o verde que proviene de la misma, un olor desagradable, manchas rojas en la piel alrededor de la herida, malestares y dolores. Las infecciones más graves pueden causar náuseas, vómitos, escalofríos o fiebre.

 

¿Cómo prevenir la infección de las heridas?

Las heridas infectadas pueden producir gravedad y riesgo para la salud, por lo que, es muy importante la limpieza de las mismas, su desinfección y el empleo de antisépticos, protectores cutáneos y apósitos (elementos que cubren la zona) que faciliten una rápida cicatrización, así como la restauración de la superficie de la piel que ha sido afectada.  Limpiar y proteger una herida puede reducir el riesgo de infección.

 

Tras sufrir un pequeño corte o raspadura, se debe lavar la cortada de inmediato dejando correr agua limpia durante varios minutos, posteriormente limpiar alrededor de la herida con agua tibia y jabón, y si no es posible usar agua limpia, hacerlo con toallitas con alcohol. Después, dejar que se seque la herida, aplicar un antiséptico sobre la herida y proteger la zona con una gasa o vendaje adecuado.

 

Existen heridas como las úlceras que son de difícil y tardía cicatrización y requieren cuidados especiales, sobre todo en casos de enfermos que se encuentran en cama, en personas diabéticas y en ancianos.

 

 

¿Cuándo se debe acudir al médico con una herida infectada?

Una persona puede tratar infecciones leves de heridas en casa, como cortes y rasguños menores, para lo cual requiere un botiquín y conocimientos sencillos. Con el cuidado adecuado, la mayoría de las heridas pequeñas mejorarán poco a poco hasta sanar por completo; sin embargo, si la herida presenta síntomas de infección o son más graves o persistentes, se requiere acudir a atención médica inmediata, en especial las que se presentan junto con fiebre, malestar o secreción y manchas rojas que salen de la herida.