Search
TOP
La importancia del ultrasonido de mamas – Conciencia por la vida
27796
post-template-default,single,single-post,postid-27796,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,awake-ver-1.3,,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-default-style,eltd-fade-push-text-top,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-slide-from-left,eltd-,eltd-fullscreen-search eltd-search-fade,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

La importancia del ultrasonido de mamas

El cáncer de mama, es una de las enfermedades malignas más frecuentes a nivel mundial. Desafortunadamente cuando esta enfermedad se detecta ya es tarde para establecer un tratamiento que garantice la curación total, es por ello, que resulta indispensable la identificación oportuna de esta enfermedad con el fin de evitar un desenlace fatal.

Aunque el método más conocido para la detección temprana del cáncer de mama es la mastografía, este estudio está dirigido a un grupo de mujeres con un rango de edad específico. Sin embargo, esta enfermedad se presenta cada vez con más frecuencia entre mujeres jóvenes, por esto, es importante realizar un estudio que logre identificar de manera oportuna alguna alteración en las glándulas mamarias, el estudio ideal para estas mujeres es el ultrasonido mamario

Te preguntarás, ¿Por qué si soy una mujer joven, lo ideal es realizarme un ultrasonido mamario y no una mastografía? Y la razón de esto, se basa en que la densidad de las glándulas mamarias va cambiando con la edad, este cambio está determinado por la cantidad de tejido graso que se encuentra en estas glándulas. Entre más joven es una mujer, esta densidad es mayor y por lo tanto, es más difícil identificar estructuras anormales que pudieran estar en las mamas a través de la mastografía, sin embargo, el ultrasonido es una herramienta que ayudará al especialista a identificar alguna anormalidad, por otro lado en las mujeres a partir de los 25 años hasta los 39, idealmente deben realizarse este estudio para descartar cualquier posibilidad de la presencia de una lesión potencialmente maligna, mientras que la mastografía es ideal en mujeres de 40 a 69 años de edad.

Es importante que visites de manera regular a tu ginecólogo, por lo menos una vez al año, para que te realice una exploración física y pueda determinar el estudio ideal para descartar la posibilidad de alguna anomalía.