Search
TOP
Infección urinaria en niños – Conciencia por la vida
27799
post-template-default,single,single-post,postid-27799,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,awake-ver-1.3,,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-default-style,eltd-fade-push-text-top,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-slide-from-left,eltd-,eltd-fullscreen-search eltd-search-fade,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

Infección urinaria en niños

La infección del tracto urinario consiste en la colonización y multiplicación microbiana, (habitualmente por bacterias) a lo largo de su trayecto, y se denominan de acuerdo al sitio anatómico infectado, por ejemplo, pielonefritis si afecta al riñón; cistitis si implica a la vejiga y uretritis si afecta a la uretra.

La infección del tracto urinario (ITU) es una de las infecciones bacterianas más frecuentes en lactantes y niños, ya que el 8-10% de las niñas y el 2-3% de los niños tendrán una ITU sintomática antes de los siete años de edad, siendo más frecuente en varones en los primeros tres meses de vida y posteriormente predomina en niñas a partir del año de edad, con alta probabilidad de recurrir con gérmenes distintos al de la primera infección, especialmente durante el primer año tras el episodio inicial. Su principal agente causal tanto en niñas como en niños, es una bacteria llamada E. coli.

Las infecciones pueden cursar asintomáticas (sin síntomas) o sintomáticas (varían en función de la edad del paciente y de la localización de la infección), algunas de las manifestaciones de las infecciones urinarias pueden ser:

• Fiebre sin algún origen aparente
• Vómitos
• Irritabilidad
• Dolor abdominal
• Pérdida de apetito
• Dolor al orinar

En la infancia, a diferencia de lo que ocurre en otros grupos de edad, los médicos consideran necesario obtener una muestra de orina para confirmar o descartar una sospecha de ITU, especialmente cuando se trata de un cuadro febril. Inclusive se puede realizar un ultrasonido renal y vesical a todos los menores de tres años en su primera infección documentada.

El diagnóstico certero de infección urinaria le permitirá al médico realizar el tratamiento adecuado con antibióticos específicos, además de realizar un seguimiento correcto de los niños con infección urinaria o riesgo de daño renal.