Search
TOP
Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) – Siegfried Rhein
15997
post-template-default,single,single-post,postid-15997,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,awake-ver-1.3,,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-default-style,eltd-fade-push-text-top,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-slide-from-left,eltd-,eltd-fullscreen-search eltd-search-fade,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC)

¿Qué es?

La EPOC es un padecimiento crónico, irreversible y con muchos posibles desenlaces, por ello la importancia de conocer de qué se trata y cuáles son las medidas preventivas para evitarla. Nuestros pulmones se encargan de oxigenar la sangre a través de la respiración y del desecho del dióxido de carbono (CO2), por ello, exponernos a factores de riesgo como tabaquismo, contaminación ambiental, humo de la quema de leña, etc., provoca que el tejido pulmonar se encuentre bajo agresión directa causando constante daño inflamatorio, lo que nos da como resultado que se altere la anatomía de las vías respiratorias y por consecuencia también su función, afectando la capacidad de oxigenación para todas las células del cuerpo.

¿Por qué ocurre la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica?

Los factores de riesgo directamente relacionados con la EPOC, son: el hábito tabáquico y la aspiración de humo producida por la quema de leña o carbón. Es importante tener en cuenta que es una patología de evolución lenta y presente mientras se mantengan los factores de riesgo, por ello se debe considerar que la eliminación de los factores causantes frena el deterioro de la enfermedad, ya que una vez establecida y diagnosticada como EPOC el estado es irreversible.

¿Qué siente un paciente con EPOC?

Las personas con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica pueden presentar: tos con flemas, sensación de falta de aire, procesos infecciosos respiratorios constantes, fiebre y molestias en el sueño. Al haber daño inflamatorio se produce más secreción bronquial, lo cual condiciona que el cuerpo, en intento de eliminar dichas secreciones, aumente la necesidad de toser, además que el cúmulo de secreciones bronquiales facilita que el paciente pueda contraer una infección secundaria.

¿Qué hacer para prevenirlo?

La EPOC es una enfermedad que una vez establecida es irreversible, así que lo mejor es prevenirla. Esto se logra mediante el cese del hábito tabáquico; en el caso de uso de fogatas o cocinar con leña, que esto sea con menor frecuencia, y en caso de hacerlo, que no forme parte de una acción continua y considerando hacerlo en un lugar al aire libre que facilite la ventilación.

Empleo de Terapia respiratoria. Estos ejercicios son los recomendados para pacientes que ya padecen la enfermedad, teniendo por objetivo ayudar a eliminar de mejor forma las secreciones bronquiales y a mejorar la dinámica de respiración para con ello disminuir la sensación de falta de aire.

Medicamentos. Los medicamentos que se manejan son principalmente para tratar las crisis que puedan suscitarse, dicho fármacos incluyen los destinados a hacer más fluidas las secreciones, a dilatar la vía área, y antibióticos si existe algún tipo de proceso infeccioso. Para los pacientes que se encuentren estables, normalmente solo se ocupa oxígeno a demanda del paciente y fármacos que ayuden a dilatar la vía respiratoria.