Search
TOP
El estrés ¿Una enfermedad o una causa? – Conciencia por la vida
17488
post-template-default,single,single-post,postid-17488,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,awake-ver-1.3,,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-default-style,eltd-fade-push-text-top,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-slide-from-left,eltd-,eltd-fullscreen-search eltd-search-fade,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

El estrés ¿Una enfermedad o una causa?

El contexto social que actualmente rodea a las personas presenta la aparición cada vez más frecuente de cuadros de estrés.

Hoy en día y cada vez con mayor frecuencia la palabra estrés es utilizada para referirse a una enfermedad, no obstante cabe aclarar que el estrés en sí mismo NO es una enfermedad, es más una causa de otras enfermedades y se produce a consecuencia del estilo de vida que llevamos y el entorno en  que vivimos.

Durante los últimos 100 años ha cambiado colosalmente el concepto que tenemos de estrés, pues se modificó de un término que se refería a un estado exclusivamente emocional, y que era controlado por la misma persona que lo padecía, a un concepto que incluye a la mente,  cuerpo y el entorno en donde el individuo se desarrolla, lo que ha complicado su definición, estudio, causas y consecuencias.

Sin embargo es de suma importancia reconocer al estrés como un proceso natural que se da en respuesta a nuestra necesidad de adaptarnos al entorno y prepararnos para las diversas situaciones que se nos presentan, es un mecanismo de reacción para mantenerse alerta durante una situación en particular.

El estrés nos ayuda a reaccionar ante una situación de peligro, prepara a nuestro cuerpo para correr, huir del peligro y salvarnos, por ejemplo, si ves que un perro corre hacia ti, el estrés te permite salir corriendo y que no te alcance, en este caso el estrés acaba de salvar tu vida, a esto lo llamamos estrés bueno.

Pero por otro lado, el estrés puede ser perjudicial para nuestra salud cuando este es muy intenso, se prolonga por demasiado tiempo, o se activa en estados que deberían ser de reposo; volviendo al ejemplo del perro, una vez en casa, sabiendo que estás seguro, que no hay ataque, se debe volver al estado inicial de calma, si esto no se cumple y el estrés se mantiene, se vuelve un estrés malo, que se presenta entonces como una respuesta inadecuada al entorno, pues el agente estresor ha pasado y sin embargo la persona mantiene el estado de estrés.

Aquí es justo donde cobra una gran importancia en el desarrollo de diversas enfermedades, ya que el estrés aumenta la liberación de diversos elementos pro-inflamatorios. En diversos estudios se ha comprobado que el estrés aumenta el riesgo de padecer diversas enfermedades, aumenta hasta un 35% el riesgo cardiovascular y el riesgo de muerte prematura en un 20%.

Las molestias que se presentan a causa del estrés son variadas, pueden aparecer como dolor de cabeza, gastritis, colitis o en casos más severos problemas cardiovasculares como la hipertensión.

Aunque no existe un tratamiento específico para el estrés, si se deben tratar las molestias que esté ocasione, para lo que debes acudir con tu médico quien también te podrá asesorar en tratamientos adicionales para controlar el estrés y la ansiedad que lo acompañe, adicionalmente se pueden utilizar algunas técnicas de meditación / relajación o hacer ejercicio para liberar el estrés, esto último con el objetivo de reducir el estrés malo, causante de las diversas enfermedades.

Recuerda: aunque el estrés no es una enfermedad, si te vuelve más susceptible a padecerlas.