Search
TOP
El DOLOR PÉLVICO – Conciencia por la vida
30258
post-template-default,single,single-post,postid-30258,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,awake-ver-1.3,,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-default-style,eltd-fade-push-text-top,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-slide-from-left,eltd-,eltd-fullscreen-search eltd-search-fade,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

El DOLOR PÉLVICO

¿Qué es el Dolor Pélvico?

El dolor pélvico generalmente es un dolor que dura mucho tiempo, es decir, crónico. Es definido como el dolor que se localiza en la pelvis (área debajo del abdomen que contiene los huesos de las caderas), con una duración igual o mayor a 6 meses, el cual se presenta de forma cíclica o no cíclica, donde la severidad puede ser de tal grado que afecta la funcionalidad de la persona que lo padece.

Origen del dolor Pélvico:

El dolor pélvico crónico es más común en mujeres, aunque en hombres también se presenta. Una de cada diez consultas en los servicios de ginecología se debe a este tipo de dolor. Es muy frecuente que el dolor visceral sea producido por causas ginecológicas; sin embargo, también puede ser originado por alteraciones de los órganos urinarios, intestinales, óseos o musculares, entre otros. El dolor pélvico es producido por lesión en algún tejido que causa inflamación generando dolor que incluso puede pasar de una víscera a otra por el tipo de inervación que hay en ellas.
La causa más común del dolor pélvico de origen ginecológico es la endometriosis que es el crecimiento anormal del tejido que recubre al útero.

¿Cómo se presenta el dolor pélvico?

El dolor pélvico puede tener las siguientes características: ser intenso y constante, un dolor que aparece o desaparece, dolores o calambres punzantes, presión o pesadez en una zona profunda de la pelvis. También se puede experimentar dolor durante las relaciones sexuales, dolor con el movimiento de los intestinos o al orinar, dolor cuando se está sentado por períodos prolongados. Es probable que la molestia se modifique cuando hay cambios de posición, disminuyendo cuando se recuesta la persona. Y la severidad del dolor puede ser leve o ser tan intenso que no se puede dormir o realizar las actividades diarias.

Cómo prevenir el Dolor Pélvico.

En el caso de que el dolor pélvico sea ocasionado por trastornos en el colon o intestinos, con modificaciones en la dieta se puede prevenir este tipo de dolor. En el caso del dolor pélvico en la mujer muchas veces con el uso de ciertos fármacos analgésicos de uso común puede controlarse el dolor; sin embargo, es importante ser diagnosticado y tratado por el médico. En algunos casos el dolor pélvico puede mejorar con la fisioterapia o psicoterapia.

Cuando se debe consultar al médico:

Como es común que el dolor pélvico sea crónico, tal vez sea difícil saber cuándo acudir al médico; sin embargo, cuando el dolor sea tal que altera las actividades de la persona o cuando se intensifica debe acudirse con el médico.
El abordaje del dolor pélvico no es sencillo y en ocasiones para el médico general y especialista es difícil llegar a un diagnóstico, ya que pueden ser varias las causas del mismo y el tratamiento debe ser médico o quirúrgico y en muchas ocasiones la atención
debe ser multidisciplinaria.