Search
TOP
¿Cómo afecta la disminución en la cantidad de saliva? – Conciencia por la vida
31027
post-template-default,single,single-post,postid-31027,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,awake-ver-1.3,,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-default-style,eltd-fade-push-text-top,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-slide-from-left,eltd-,eltd-fullscreen-search eltd-search-fade,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

¿Cómo afecta la disminución en la cantidad de saliva?

La saliva es un fluido corporal con un importante papel en la protección de la salud oral. Protege de los daños externos a la mucosa bucal y los dientes. Lubrica, limpia y tiene propiedades anti bacterianas, anti hongos y antivirales. Ayuda en la masticación, deglución, sentido del gusto y de igual manera remineraliza los dientes.
Las razones por las cuales se ve disminuido el flujo salival pueden ser variadas, entre ellas podemos mencionar:

• El uso de ciertos fármacos
• Algunos síndromes
• Por atrofia post radioterapia
• Estrechamiento o taponamiento de los conductos salivales
• Alteraciones en el sistema nervioso central, como el estrés
• Alteraciones o desórdenes a nivel de las glándulas salivales
• Deshidratación severa

 

Manifestaciones clínicas por la baja o nula producción de saliva
Las principales molestias que refiere el paciente en relación a este síntoma son variables y pueden estar centradas en las alteraciones funcionales debido a la complicación para masticar, hablar o deglutir junto con alteraciones del gusto.

Es frecuente que se dé un aumento en la incidencia de caries dental, de igual manera la sequedad bucal favorece el acúmulo de placa bacteriana, el mecanismo de limpieza se deteriora, aumentando la frecuencia de enfermedades propias de la encía.

En caso de utilizar prótesis dentales removibles, se darán problemas de adaptación aumentando las lesiones por roce o fricción.

En muchas ocasiones se presenta una sensación de ardor o quemazón principalmente en la lengua, de igual manera en los labios se pueden presentar sequedad, descamación y fisuras.

La baja en la producción de saliva condiciona una disminución en los factores de defensa, existiendo una tendencia a desarrollar infecciones orales principalmente por hongos (algodoncillo), de igual manera ocasiona problemas de mal aliento.

Es importante que, ante cualquier síntoma o cambio en la cantidad de saliva, acuda con su odontólogo para que le brinde el diagnóstico y tratamiento adecuado.