Search
TOP
Un infarto ¿Se puede evitar? - Conciencia por la vida
18302
post-template-default,single,single-post,postid-18302,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,awake-ver-1.3,,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-default-style,eltd-fade-push-text-top,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-slide-from-left,eltd-,eltd-fullscreen-search eltd-search-fade,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

Un infarto ¿Se puede evitar?

Muchas veces cuando se habla de un infarto pensamos cosas como: “ayer estaba bien” “no sabemos qué le pasó” “pues si era muy sano”,  y es que en la mayoría de las ocasiones no prestamos atención a los malos hábitos que tenemos y que pueden desencadenar un infarto.

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el mundo, la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) coloca a México en primer lugar en muertes por infarto, por esta razón hablaremos de  qué hacer para evitar un infarto y como es que este aparece.

Los Infartos son complicaciones de las enfermedades cardiacas crónicas. Para comprender cómo es que se llega a un infarto definiremos al “continuo cardiovascular”, que básicamente son una cadena de acontecimientos, iniciados por uno o más factores de riesgo que evolucionan hasta desencadenar la enfermedad cardíaca en fase terminal, o lo que es lo mismo un infarto.

Estos factores de riesgo pueden estar presentes desde el nacimiento o bien, se pueden desarrollar a lo largo de la vida, a mayor número de factores de riesgo mayor la probabilidad de presentar un infarto.

Por ejemplo:

En una mujer embarazada con Diabetes gestacional, el bebé al nacimiento ya presentará más peso y por lo tanto más grasa corporal, esto ya es un factor de riesgo que lo hace propenso a ser obeso a edades tempranas, la obesidad es factor de riesgo para desarrollar hipertensión y ésta a su vez es un factor de riesgo para tener un infarto.

En este caso algunos factores de riesgo ya están presentes al nacimiento y otros pueden o no desarrollarse a lo largo de su vida, una mala alimentación y la falta de actividad física serán factores determinantes para el desarrollo de una enfermedad.

Es por ello que se debe poner atención a los factores de riesgo cardiovascular, de los cuales los más importantes son: la obesidad, el colesterol elevado, la hipertensión arterial, la diabetes mellitus y el tabaquismo, ya que promueven daño endotelial, es decir, que favorecen cambios en los vasos sanguíneos, que disminuyen la flexibilidad de estos, dando como resultado respuestas inflamatorias y de remodelado vascular. Que a largo plazo son las causantes de las complicaciones y muerte.

De tal modo que la modificación de estos factores de riesgo es un elemento clave en la cardioprotección, es decir en la prevención de un infarto.

En conclusión para prevenir un infarto es de gran importancia tratar cada factor de riesgo, ya que el desarrollo del infarto se puede frenar si reducimos estos factores, como reducir o evitar el consumo de tabaco, llevar una alimentación balanceada y realizar ejercicio son cambios sencillos que pueden ayudar a prevenir un infarto, adicionalmente una intervención médica oportuna en aquellos pacientes con mayor riesgo puede mejorar la calidad de vida de los pacientes y prevenir un infarto.

Así que no esperes más si presentas factores de riesgo como: peso corporal elevado, hipertensión arterial, fumas, o simplemente te gustaría un estilo de vida sano, acude a tu médico de confianza quién podrá asesorarte en la mejor manera de reducir estos factores.