Search
TOP
Roble de cristal – Conciencia por la vida
31567
post-template-default,single,single-post,postid-31567,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,awake-ver-1.3,,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-default-style,eltd-fade-push-text-top,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-slide-from-left,eltd-,eltd-fullscreen-search eltd-search-fade,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

Roble de cristal

“Fuerte como un roble” es una de las frases más comunes que llegan a decir las personas mayores dando a entender que no ocurre nada y que a pesar de lo que venga resistirá ante la adversidad, sin embargo, esta frase no es del todo cierta, ya que aunque es un dicho muy popular, a nuestras personas mayores hay que cuidarlas y que estén lo más saludables posibles tanto física como mentalmente y procurar que no caigan en un síndrome de fragilidad.

El síndrome de fragilidad es un conjunto de signos y síntomas que afecta principalmente a los ancianos debido a que disminuye su capacidad de responder al estrés que conlleva su día a día, siendo una condición médica que al pasar por ella nuestros “viejitos” caen en un estado vulnerable que los puede llevar a un desequilibrio de varios sistemas en su organismo, predisponiéndolos a muchos efectos adversos como caídas, delirium, deterioro cognitivo, hospitalizaciones y discapacidad.

Se ha estudiado que, aunque el fenómeno de fragilidad es propio del envejecimiento de cada una de las personas, distintos factores como comorbilidades crónicas (diabetes, hipertensión, sobrepeso, obesidad) y malos hábitos como el sedentarismo y la malnutrición nos pueden afectar con mayor rapidez en dicho padecimiento, concluyendo que el desgaste del organismo propio de la vejez del paciente de la tercera edad se presente con mayor rapidez.

Recordemos que las personas mayores de 65 años deben de tener un mayor control sobre su salud y las enfermedades que puedan llegar a manifestarse debido al deterioro normal del ser humano, y no olvidar que a pesar de que es la “última etapa de la vida” eso no va a significar que viva en un estado deficiente e inadecuado, todo lo contrario, ya que esta etapa es para disfrutar lo aprendido de la vida y cosechar lo trabajado con gran esfuerzo en la juventud.

Por último, para evitar que las personas de edad avanzada caigan en un síndrome de fragilidad, es recomendable acudir con un profesional de la salud frecuentemente para monitorizar su salud, tener un buen control de enfermedades crónico degenerativas y contar con óptimos hábitos alimenticios aunado a una buena actividad física y mental, todo esto con el objetivo de mantener una excelente calidad de vida.