Search
TOP
Riesgos en la salud mental de una persona hospitalizada – Conciencia por la vida
30619
post-template-default,single,single-post,postid-30619,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,awake-ver-1.3,,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-default-style,eltd-fade-push-text-top,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-slide-from-left,eltd-,eltd-fullscreen-search eltd-search-fade,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

Riesgos en la salud mental de una persona hospitalizada

Cuando una persona, principalmente un adulto mayor, se encuentra hospitalizada por motivos quirúrgicos, de recuperación u observación médica, no solo es primordial mantener la salud física y que el corazón y pulmones sigan funcionando correctamente, sino que no hay que dejar de lado la salud mental que en pacientes con varios factores de riesgo como la edad o enfermedades crónico degenerativas pueden presentar distintos síntomas que convergen en un solo camino: El delirium

El delirium o delirio es una alteración de inicio rápido que puede durar desde unas horas hasta algunos días, en donde el paciente afectado sufrirá una alteración en su capacidad cognitiva generando cambios en su comportamiento, desorientación, dificultad para hablar, incapacidad de concentración y cambios en las emociones y la conducta, lo cual nos lleva a clasificar el delirio en 3 grandes grupos dependiendo de los signos que el paciente hospitalizado presente en esos momentos:

Delirio Hiperactivo: Se puede ver que la persona presenta agitación, irritabilidad, comportamiento agresivo, cambios de humor rápidos, puede presentar alucinaciones visuales y auditivas por tal motivo se reconoce con más facilidad
Delirio Hipoactivo: Es difícil de diagnosticar ya que el paciente se encuentra en inactividad, fatiga, somnolencia anormal o desorientación con ideas confusas.
Delirio Mixto: El paciente pasa rápidamente de estados hiperactivos a hipoactivos y viceversa

Las causas que pueden estar relacionadas a su aparición son muy variadas oscilando desde un desequilibrio del aporte de agua y nutrientes hasta ser un indicio del comienzo de una enfermedad mental degenerativa. Es importante estar al pendiente de la presencia de este padecimiento clínico ya que epidemiológicamente se considera una de las patologías más frecuentes en pacientes hospitalizados sin darle el interés suficiente, lo cual puede provocar el deterioro progresivo y mayor de la persona que lo sufre disminuyendo significativamente su calidad de vida y la de los seres queridos de su entorno, puesto que los cuidados que se requieren modifican la esfera económica, social y familiar a la que se tenía acostumbrados.

Existen ciertas acciones que pueden evitar que un episodio de delirio se presente en estos pacientes de la tercera hospitalizados, como tener una buena higiene del sueño con horarios fijos de descanso y evitar las siestas vespertinas, disminuir la fuente de luz por la noches evitando el promover la desorientación del tiempo día/noche, tratar de tranquilizar a la persona y con palabras gentiles explicarle donde se encuentra y el motivo de por qué se encuentra ahí, entablar frecuentemente una conversación para valorar su estado de alerta y de desorientación. Por último, recuerda que seguir las indicaciones médicas al pie de la letra evitará complicaciones a futuro disminuyendo la gravedad del delirio y favoreciendo su rápida recuperación hospitalaria.

 

Referencias
Alonso, Z. (2011) El Delirium. Una revisión orientada a la práctica clínica. Revista de la Asociación española de Neuropsiquiatría. España: Madrid. Consultada el 31 de julio de 2021: https://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0211-57352012000200003
Wilson, J.E., Mart, M.F., Cunningham, C. et al. Delirium. Nat Rev Dis Primers 6, 90 (2020) consultado el 31 de julio ed 2021 en: .https://www.nature.com/articles/s41572-020-00223-4