Search
TOP
La Microbiota en la Infancia – Conciencia por la vida
16888
post-template-default,single,single-post,postid-16888,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,awake-ver-1.3,,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-default-style,eltd-fade-push-text-top,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-slide-from-left,eltd-,eltd-fullscreen-search eltd-search-fade,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

La Microbiota en la Infancia

¿Qué es la microbiota intestinal?

La microbiota intestinal, mejor conocida como flora intestinal, es el conjunto de microorganismos vivos (de los cuales el 99% son bacterias) que viven en el intestino en estado normal sin causar enfermedad. Este ecosistema gastrointestinal contribuye de manera importante para los procesos de digestión y absorción de nutrimentos (calcio magnesio y hierro), se encarga también de sintetizar vitaminas como la K y la B e influye de manera directa en el sistema inmunológico y la protección contra gérmenes. Se podría decir que el intestino es un órgano que influye de manera determinante en nuestra calidad de vida. Una microbiota intestinal en equilibrio, favorece en el pequeño defensas fuertes, incluso al convertirse en adultos.

La presencia de microbiota en nuestro sistema digestivo se origina durante el nacimiento (a través del canal de parto), y por el contacto con la piel de la madre, también influye el ambiente que nos rodea al nacer y el tipo de alimentación desde recién nacidos, ya sea a través de la lactancia materna o por medio de la utilización de fórmulas infantiles.

Disbiosis intestinal

Una Disbiosis significa que la microbiota está dañada o alterada pudiendo presentarse alteraciones gastrointestinales o molestias digestivas, como: malabsorción de nutrientes, distensión abdominal, inflamación, producción excesiva de gas, diarrea y/o estreñimiento, así como, aumentar el riesgo de presentar alergias, enfermedades autoinmunes e inclusive obesidad debido al desequilibrio que existe entre la cantidad y la calidad de las bacterias de la microbiota intestinal. La disbiosis compromete las funciones y el bienestar del intestino, su principal complicación es la reducción en la diversidad de bacterias. Entre los principales factores que pueden promover desequilibrio en la microbiota intestinal encontramos: la edad, el uso excesivo de antibióticos, régimen alimentario inadecuado, estrés e infecciones gastrointestinales.

Prevención y tratamiento de la disbiosis intestinal

Existen evidencias consistentes de que el uso de probióticos contribuye a corregir la disbiosis y puede prevenir o ser útil en el tratamiento de diversas enfermedades, particularmente en trastornos gastrointestinales, tanto en lactantes y niños como en adultos.

¿Qué son los probióticos?

Los probióticos son microorganismos vivos no dañinos que cuando son ingeridos en cantidades adecuadas ejercen una influencia positiva en la salud. Además de aumentar la diversidad en nuestra microbiota, incrementan la resistencia hacía agentes infecciosos, previniendo enfermedades y aumentando el sistema de defensa. Los podemos encontrar en alimentos fortificados o suplementos que los incluyen en diferentes presentaciones, ya sean gotas, polvo o cápsulas.

¿Cómo mantener el equilibrio de nuestra microbiota intestinal?

El consumo de probióticos es una alternativa saludable para contribuir con el equilibrio de la microbiota intestinal. En el caso de reconocer que la alimentación del pequeño no es la adecuada, que las enfermedades o malestares gastrointestinales son muy recurrentes, que ha sido sometido a un tratamiento con antibióticos o simplemente está bajo la influencia de episodios de mucho estrés (Falta de sueño, enfermedades o cambios repentinos en el estilo de vida de acuerdo a su edad), es importante acudir al médico o especialista pediatra, solo él podrá realizar una exploración médica completa para poder decidir si la suplementación con probióticos se convertirá en una intervención efectiva.

Bibliografía:

Zamudio V., Ramírez J., Toro E., Cervantes R., Zárate F., et al. Importancia de la microbiota gastrointestinal en pediatría. Acta Pediatr Mex 2017 38(1):49-62