Search
TOP
Herpes zóster - Conciencia por la vida
20466
post-template-default,single,single-post,postid-20466,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,awake-ver-1.3,,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-default-style,eltd-fade-push-text-top,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-slide-from-left,eltd-,eltd-fullscreen-search eltd-search-fade,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

Herpes zóster

El herpes es una infección localizada, producida por el virus de la varicela zoster, el mismo que provoca la varicela; las personas que padecen herpes son aquellas que ya han padecido varicela y corresponde a una reactivación del virus; aunque se desconoce por qué el virus se reactiva en ciertos individuos y en otros no. Afecta a hombres y mujeres de todas las razas, y no existe una temporada específica; sin embargo, una vez que se haya reactivado el virus, el estrés y la exposición al sol favorecen la “erupción”.

A menudo empieza con una ligera fiebre, cansancio y dolores en una zona limitada de la piel. De lo primero que aparece es hormigueo, picazón o dolor punzante en la piel. Normalmente se desarrolla un salpullido (granitos) que empieza como una banda o parche en la zona de cadera, vientre o la espalda baja, que conforme pasa el tiempo se transforma en pequeñas ampollas con líquido que se van a secar y quedarán cubiertas por costras. Algunos días antes de que aparezcan los primeros síntomas en la piel, se puede experimentar dolor en la zona afectada; este dolor puede ser ardiente o punzante y la piel se nota como quemada; además dado que los virus se extienden y multiplican a gran velocidad, en ocasiones llega a dañar los nervios, provocando de este modo más dolor.

Por lo general, el salpullido y el dolor desaparecen en tres a cinco semanas, aunque es importante que el tratamiento se realice rápidamente y se siga al pie de la letra, para evitar una complicación. Es decir, seguir exactamente las indicaciones de su médico, para aliviar el dolor y evitar la multiplicación de los virus.