Search
TOP
Enfermedades crónicas y alcohol – Conciencia por la vida
31315
post-template-default,single,single-post,postid-31315,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,awake-ver-1.3,,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-default-style,eltd-fade-push-text-top,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-slide-from-left,eltd-,eltd-fullscreen-search eltd-search-fade,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

Enfermedades crónicas y alcohol

Mucho hemos escuchado de los efectos negativos que se pueden presentar en nuestro cuerpo a causa del consumo de alcohol, en diferentes medios siempre aparece la frase consúmelo con moderación.

Sin embargo, en pocas ocasiones nos ponemos a pensar ¿qué efectos tiene el consumo de alcohol sumado al uso de medicamentos?, que en muchas casos usamos de forma rutinaria para controlar alguna enfermedad.

Actualmente sabemos que las enfermedades crónicas se caracterizan por no tener cura y deben llevar un tratamiento médico de por vida, por lo que muchas veces el paciente no podrá consumir alcohol nunca más. Razón por la cual, muchas personas suspenden sus tratamientos, sin saber los potenciales riesgos de hacerlo.

Con todo lo anterior es fundamental conocer algunos puntos importantes de mezclar medicamentos con alcohol, de tal manera que puedas decidir si vale la pena hacerlo, o quizás no… Comencemos.

Primero que nada se debe considerar la cantidad y tipo de alcohol que se desea consumir, el alcohol que contiene mayor concentración, tiene mayor probabilidad de presentar efectos No deseados. Además que la cantidad de consumo debe ser menor para considerarse consumo moderado.

La recomendación general para mantener un consumo moderado de alcohol es la siguiente:

Tipo de Alcohol Onzas Mililitros
Cerveza 12 355 ml
Vino 5 148 ml
Otros (80° de alcohol) 1.5 44 ml

 

En segundo lugar se debe tomar en cuenta, qué tratamientos se están consumiendo, si están totalmente contraindicados o se recomienda no consumir alcohol.

¿Qué diferencia hay?

Regularmente se recomienda; NO consumir alcohol, mientras se esté tomando algún medicamento, esto se debe a que se desconocen los efectos negativos que pueden o no aparecer al mezclarlos. Aquí que, es importante resaltar, que el hecho de haberlos combinado en el pasado sin efectos negativos, no quiere decir que sea seguros.

Por otro lado, cuando existe una contraindicación, se sabe que hay efectos potencialmente tóxicos o mortales al combinarlos, por lo que JAMÁS se debe tomar alcohol mientras éste tipo de tratamientos se estén usando.

En general, no se conocen medicamentos considerados “seguros” para combinarlos con alcohol. Por lo que en muchos casos, los consumidores optan por suspender el tratamiento usado para poder tomar alcohol libremente, lo cual supone otro riesgo, potencialmente letal. Dependiendo de la patología que se esté tratando.

Así que ya sabes, tu salud está en tus manos. Y no olvides lo mejor es elegir siempre de la mano de tu médico, quien es el indicado para decirte los potenciales riesgos a los que te enfrentas.

Hasta la próxima.