Search
TOP
Tromboembolia pulmonar – Conciencia por la vida
28855
post-template-default,single,single-post,postid-28855,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,awake-ver-1.3,,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-default-style,eltd-fade-push-text-top,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-slide-from-left,eltd-,eltd-fullscreen-search eltd-search-fade,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive
siegfried-rhein-tromboembolia-pulmonar

Tromboembolia pulmonar

¿Qué es la tromboembolia pulmonar?

La tromboembolia pulmonar es una condición en la que un coágulo obstruye la circulación que va desde el corazón hacia los pulmones. Se considera un padecimiento de alta severidad que debe atenderse en un hospital.

¿Cuál es la causa de la tromboembolia pulmonar?

Normalmente, los coágulos que provocan la tromboembolia pulmonar se forman por el estancamiento de la sangre en las venas de las piernas cuando existe algún problema que dificulta la circulación. Sin embargo, estos coágulos pueden también originarse en otras partes del cuerpo, como los brazos o el abdomen, aunque con menor frecuencia.

Las situaciones que se han asociado a un mayor riesgo de presentar tromboembolia pulmonar son todas aquellas en las que hay un flujo de sangre deficiente, como lo serían los periodos de reposo prolongados o la obesidad. También se deben tomar en cuenta otros factores, como el antecedente reciente de una cirugía (especialmente si involucró las piernas) o el tabaquismo, ya que en ambos escenarios la sangre se coagula con mayor facilidad.

¿Cómo se presenta la tromboembolia pulmonar?

La tromboembolia pulmonar suele ser difícil de diagnosticar porque puede presentarse de manera similar a otras enfermedades y manifestarse con síntomas discretos. Sin embargo, algunos de los síntomas más comunes son:

• Dolor en el pecho.
• Aumento del ritmo cardíaco y respiratorio.
• Fiebre.
• Sudoración.
• Hinchazón de las piernas.
• Coloración azulada de los labios o los dedos.

Además, el médico buscará otros datos que puedan orientar el diagnóstico mediante el uso de un estetoscopio, como un aumento en la intensidad de los ruidos del corazón o un sonido burbujeante en los pulmones.
Independientemente de la información que pueda observarse directamente, también serán necesarios algunos estudios de laboratorio para determinar si hay algún problema de coagulación en la sangre, así como estudios de imagen diversos, como una radiografía o tomografía de tórax para verificar la presencia del coágulo.

¿Cuál es el tratamiento de la tromboembolia pulmonar?

Como se señaló al principio, la tromboembolia pulmonar es una condición severa que precisa de atención hospitalaria. Por este motivo, si una persona en riesgo de tromboembolia pulmonar presenta de manera súbita algunos de los síntomas mencionados, deberá ser llevada inmediatamente a un área de urgencias.

El tratamiento consiste principalmente en administrar medicamentos que reducen la coagulación de la sangre y que degradan los coágulos ya existentes. Además, el paciente deberá contar con un suministro constante de oxígeno y ser monitoreado continuamente. Existen también algunos procedimientos quirúrgicos que pueden ser de utilidad en casos particulares.