Search
TOP
El Asma – Conciencia por la vida
16869
post-template-default,single,single-post,postid-16869,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,awake-ver-1.3,,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-default-style,eltd-fade-push-text-top,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-slide-from-left,eltd-,eltd-fullscreen-search eltd-search-fade,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

El Asma

El Asma es una enfermedad crónica de las vías respiratorias en donde los bronquios (estructuras en forma de tubo que conducen el aire a los pulmones) sufren un estrechamiento e inflamación que causa obstrucción al flujo de aire, en algunos casos también hay aumento en la producción de moco. En la mayoría de los casos, y sobre todo cuando no se tiene un buen manejo, dificulta la respiración, provoca tos y silbidos. La tos y dificultad para respirar pueden sobrevenir varias veces al día o a la semana y en algunas personas se agravan durante la actividad física o por la noche. El asma varía en severidad y frecuencia de una persona a otra. La dificultad al respirar que presentan los asmáticos a menudo es reversible de forma espontánea o bien, se logra a través del tratamiento.

El asma se origina por varios factores que están relacionados entre sí, representando la herencia el factor de riesgo más importante, además de factores que pueden desencadenarlo como alérgenos, contaminantes ambientales, tabaquismo pasivo y activo, ejercicio, cambios climáticos, reflujo gástrico, la dieta, el sobrepeso y las infecciones.

La inflamación de las vías aéreas es el factor principal que genera la enfermedad, contribuye de manera importante a la forma en cómo se presenta en cada persona y determina la respuesta al tratamiento.

Para algunas personas las molestias se presentan más en ciertas situaciones, como: el ejercicio, que puede empeorar con el aire frio y seco; por irritantes en el lugar de trabajo, como vapores químicos, gases o polvo; o por sustancias que se encuentran en el aire como el polen de plantas, hongos, residuos de cucarachas o la caspa de mascotas.

En el asma se pueden presentar ataques graves que pueden poner en riesgo la vida de la persona, es necesario conocer lo que sé puede presentar en un ataque de asma:

  • Rápido empeoramiento de la falta de aire o del silbido al respirar.
  • Falta de mejora aún con el tratamiento ya dispuesto por el médico.
  • Falta de aire ante la mínima actividad física.

Las personas que padecen asma deben acudir al médico, cuando:

  • Se presente tos o silbido al respirar que dure varios días o si hay dificultad para respirar. Ya que en caso de que fuera asma es posible prevenir daño pulmonar a largo plazo, además de evitar que la enfermedad empeore con el paso del tiempo.
  • Si ya se ha diagnosticado asma, hay que seguir todas las indicaciones del médico para controlar bien el padecimiento, lo cual mejora la calidad de vida y previene ataques de asma que ponen en riesgo la vida.
  • Si ya se padece asma y en algún momento empeoran los síntomas, se debe acudir al médico de inmediato.

Es importante acudir con frecuencia a revisiones del tratamiento instaurado por el médico, ya que el asma puede cambiar con el paso del tiempo y en tal caso es necesario hacer ajustes en su manejo.