Search
TOP
¿HAS TENIDO DOLOR DE CABEZA? ¿QUÉ ES LA CEFALEA? – Conciencia por la vida
28862
post-template-default,single,single-post,postid-28862,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,awake-ver-1.3,,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-default-style,eltd-fade-push-text-top,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-slide-from-left,eltd-,eltd-fullscreen-search eltd-search-fade,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive
siegfried-rhein-has-tenido-dolor-de-cabeza-sigfrid

¿HAS TENIDO DOLOR DE CABEZA? ¿QUÉ ES LA CEFALEA?

Definición de Cefalea:

La Cefalea es una sensación desagradable que hace referencia a cualquier tipo de dolor localizado en la cabeza. Existen muchos tipos de cefaleas o dolores de cabeza –se han descrito hasta 150 tipos- siendo en su mayor porcentaje el 90% los que se deben a características propias de la cabeza y en un 10% los originados como consecuencia de una enfermedad en otra parte del organismo que cursa con cefalea y otros síntomas.

¿Cuál es el origen de la Cefalea o Dolor de cabeza?

El dolor de cabeza o cefalea se localiza en las estructuras que envuelven el cerebro donde se encuentran los nervios y las sustancias que transmiten el dolor, siendo así, el cerebro nunca duele. Estos nervios conducen las sensaciones de los vasos sanguíneos del interior y exterior del cráneo, de las capas que envuelven el cerebro, la cara, la boca, oídos y los ojos se activan por determinados estímulos como el estrés, algunos alimentos, olores, sobrecargas musculares, entre otros, para enviar mensajes a centros del cerebro donde se maneja la conciencia del dolor y la respuesta emocional al mismo. También existen nervios que recogen las sensaciones de la piel cabelluda, la nuca y el cuello que pueden activar los nervios de la cabeza generando dolor.

¿Qué tan común es la cefalea?

La cefalea afecta aproximadamente entre el 50 y el 60% de la población en el mundo, en uno u otro periodo de la vida, presentándose más comúnmente en personas mayores de 65 años y en mujeres, entre el 8 y el 10% requiere tratamiento médico por dolor de cabeza o cefalea.

En su gran mayoría son usualmente benignas, de buen pronóstico y no representan ningún peligro para la vida de las personas que la padecen, aunque también pueden ser el reflejo precoz de una enfermedad seria como un tumor cerebral, una hemorragia dentro del cráneo o una infección del sistema nervioso central.

Según un estudio de la Organización Mundial de la Salud las cefaleas son la sexta causa de discapacidad en el mundo, siendo la migraña un tipo de cefalea que ocupa el 7º lugar como alteración incapacitante. Su elevada prevalencia y discapacidad genera altas pérdidas económicas por los fármacos y asistencia que se le otorga a los pacientes, derivado del absentismo y disminución de rendimiento laboral.

Factores desencadenantes de la cefalea:

Existen factores que desencadenan el dolor de cabeza como la herencia, la edad, el estrés, la alimentación como el consumo de cafeína, el consumo de alcohol, cambios hormonales, cambios climáticos, falta o exceso de sueño, fármacos, etc. Además de estos factores, hay otras causas específicas relacionadas con el tipo de cefalea que se tenga.

¿Qué es lo que se presenta en la cefalea?

El dolor puede presentarse en una parte de la cabeza o puede afectar a toda la cabeza de forma general. La intensidad del dolor puede ser leve, moderado o severo y el tipo de dolor que presenta una cefalea puede ser como un calambre (Dolor eléctrico), como un casco (Dolor opresivo), como un latido (Dolor pulsátil), como un taladro (Dolor terebrante) o como dolor explosivo.

Acompañando al dolor de cabeza o cefalea pueden presentarse párpados más cerrados o párpados caídos, diferencia entre la dilatación de las pupilas, lagrimeo, enrojecimiento de ojos, vértigo, náuseas y vómito.

¿Cuándo se debe acudir al médico?

Existen ciertos síntomas que requieren que se acuda de forma inmediata al médico, como: Tener alteraciones en la visión como manchas negras, luces brillantes, distorsión visual, visión doble; debilidad de una extremidad como brazos o piernas y problemas en el habla; sensación de hormigueo en brazos y piernas; erupciones en la piel; mareo o inestabilidad al ponerse de pie; rigidez en la nuca; vómitos que no frenan y fiebre.