Search
TOP
Trastornos gastrointestinales en pediatría: INTOLERANCIA A LA LACTOSA - Conciencia por la vida
18635
post-template-default,single,single-post,postid-18635,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,awake-ver-1.3,,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-default-style,eltd-fade-push-text-top,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-slide-from-left,eltd-,eltd-fullscreen-search eltd-search-fade,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

Trastornos gastrointestinales en pediatría: INTOLERANCIA A LA LACTOSA

La lactosa es el nombre del azúcar presente en la leche. Cuando la lactosa llega al intestino, se fracciona en porciones más pequeñas para poder ser absorbida.

En el intestino delgado se encuentra una enzima llamada lactasa, que es la encargada de este fraccionamiento.

¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

La intolerancia a la lactosa ocurre cuando el intestino de una persona no produce suficiente lactasa para digerir la lactosa que se ingiere.

Causas

La intolerancia a la lactosa se puede presentar por diversas situaciones, la más común es aquella donde existe una disminución en la producción de lactasa posterior a una enfermedad gastrointestinal, por ejemplo diarrea aguda. Una vez que se haya tratado la causa, la producción de lactasa regresa a su normalidad. Este tipo de intolerancia es común en la infancia.

Tratamiento

El principal objetivo es cuidar el estado nutricional del paciente. Anteriormente se recomendaba excluir los lácteos de la dieta, pero se observó que esta restricción tenía un efecto negativo en los niveles de calcio y vitamina D en los niños. Se ha demostrado, que durante el episodio de diarrea, la lactasa se mantiene en cantidades suficientes para absorber cierto porcentaje de lactosa, por lo tanto el tratamiento consiste en disminuir los lácteos de la dieta. Posteriormente pueden introducirse paulatinamente.

En general, los niños pueden adaptarse a una dieta baja en lácteos, a continuación se presentan algunos productos lácteos que pueden resultar más fáciles de digerir:

En niños menores de 1 año de edad:

  • Fórmulas infantiles bajas en lactosa (para niños menores de 1 año de edad)

En niños mayores de 1 año de edad:

  • Leche deslactosada o bebidas de soya, arroz, almendra o coco
  • Productos lácteos fermentados como el yogurt
  • Quesos maduros (tipo manchego)
  • Tofu

El tiempo de disminución de los lácteos en la dieta dependerá de la gravedad de la enfermedad gastrointestinal, de la edad del paciente y de su estado general, puede variar entre 15 días hasta 4 meses.

Es importante consultar a su médico, ya que él le podrá indicar el tratamiento a seguir en caso de existir intolerancia a la lactosa, todo eso con la finalidad de mejorar el estado general del paciente y mantener el estado nutrición.