Search
TOP
Síndrome de la rodilla del corredor - Conciencia por la vida
24830
post-template-default,single,single-post,postid-24830,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,awake-ver-1.3,,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-default-style,eltd-fade-push-text-top,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-slide-from-left,eltd-,eltd-fullscreen-search eltd-search-fade,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

Síndrome de la rodilla del corredor

¿Qué es?

Este padecimiento tiene varios nombres hay quienes le dicen “síndrome de la Rodilla del Corredor”, sin embargo es una tendinopatía de la Cintilla Iliotibial o fascia lata, ¿qué quiere decir esto? Es una lesión que afecta un tendón que recorre la parte exterior de la pierna (banda iliotibial), y se caracteriza por la aparición de dolor punzante en la cara externa de la rodilla y que aparece en el momento de impacto del talón en el suelo y que en fases agudas imposibilita a la persona caminar.

¿Quiénes lo padecen?

Es una lesión frecuente del “running”, es decir, de los corredores, más no exclusiva de ellos; también se presenta en ciclistas, remeros, futbolistas y otros deportistas.

Prevención

Si te gusta correr o practicar algún deporte, es importante ocupar las zapatillas correctas, estas tienen un tiempo de vida, por lo que hay que cambiarlas cuando hayan cumplido sus kilómetros.

También debes conocer la superficie que se va a correr; realizar estiramientos y/o calentamiento previo a la carrera.

Y debes entrenar, hay que fortalecer con ejercicio los músculos internos y externo desde la cadera hasta la rodilla.

Tratamiento

Seas o no deportista, si tienes dolor o molestias al caminar debes acudir al médico, para que este te valore.

El médico evaluará si requieres plantillas compensadoras; medicamentos, principalmente analgésicos y relajantes musculares; además de fisioterapia, para restaurar la fuerza y función muscular mediante ejercicio.

Se debe tener descanso, no forzar a los músculos, y las compresas frías pueden ayudar a disminuir l inflamación en caso que haya.

Cuando el daño es mayor, en algunos casos aplica cirugía, por eso es de vital importancia que en cuanto tengas molestia acudas al médico para una valoración.