Search
TOP
SALMONELOSIS – Conciencia por la vida
17131
post-template-default,single,single-post,postid-17131,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,awake-ver-1.3,,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-default-style,eltd-fade-push-text-top,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-slide-from-left,eltd-,eltd-fullscreen-search eltd-search-fade,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

SALMONELOSIS

¿Qué es?

La infección por salmonela es una enfermedad bacteriana frecuente que afecta el aparato intestinal. La bacteria salmonela generalmente vive en los intestinos de animales y humanos y se libera mediante las heces y es una de las cuatro principales causas de enfermedad diarreica.

Si bien la mayoría de los casos de salmonelosis son leves, algunas veces la enfermedad puede ser mortal. La gravedad de la enfermedad depende de factores propios del huésped y del serotipo de Salmonella.

La resistencia a los antimicrobianos es un problema de salud pública mundial. La Salmonella es uno de los microorganismos entre los que han aparecido algunos serotipos resistentes a los antimicrobianos que afectan a la cadena alimentaria.

Los humanos se infectan con mayor frecuencia mediante el agua o alimentos contaminados. En general, las personas que tienen una infección por salmonela no tienen síntomas, pero otras manifiestan diarrea, fiebre y calambres abdominales dentro de las 8 a 72 horas.

En algunos casos, la diarrea asociada con la infección por salmonela puede deshidratar al punto de requerir atención médica. También pueden presentarse complicaciones que ponen en riesgo la vida si la infección se propaga más allá de los intestinos. El riesgo de adquirir la infección por salmonela es mayor si viajas a países con condiciones de higiene deficientes.

PREVENCIÓN

Como medidas de prevención contra la salmonelosis se recomiendan prácticas básicas de higiene de los alimentos, como:

  • Asegurarse de que los alimentos estén debidamente cocinados y aún calientes al servirlos.
  • Beber solo leche pasteurizada o hervida.
  • Evitar el consumir de hielo a menos que esté hecho con agua potable.
  • Si el agua fue tomada de grifo por favor hiérvala o, si no fuera posible, purifíquela con un desinfectante fiable de liberación lenta.
  • Lávese a fondo y frecuentemente las manos con jabón, en particular después de haber tenido contacto con mascotas o animales de granja o haber utilizado el inodoro.
  • Lave cuidadosamente frutas y hortalizas, especialmente si las consume crudas. De ser posible, las hortalizas y frutas se deberían pelar.
  • Acuda siempre algún médico si presenta alguna molestia de lo anteriormente mencionado.