Search
TOP
Resfriado Común en Niños - Conciencia por la vida
21496
post-template-default,single,single-post,postid-21496,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,awake-ver-1.3,,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-default-style,eltd-fade-push-text-top,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-slide-from-left,eltd-,eltd-fullscreen-search eltd-search-fade,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

Resfriado Común en Niños

El resfriado común es una de las enfermedades más frecuentes en los consultorios de los pediatras. Es ocasionado por alguna infección a causa de un virus, que afecta principalmente, la nariz y la garganta (tracto respiratorio superior). Los niños menores de 6 años son más propensos a tener resfriados, especialmente, en temporada otoño-invierno, como consecuencia de la disminución de la temperatura y el contagio interpersonal.

La prevalencia de la enfermedad de resfriado común, va disminuyendo conforme incrementa la edad de los niños. Esto producto del desarrollo del sistema inmune en los infantes (sistema de defensa del cuerpo). La mayoría de los infantes tiene una recuperación normal entre 7 a 10 días, incluso, es la principal razón de pérdida de clases en la edad escolar.

Algunos de los principales síntomas que se presentan son: la tos, el estornudo, dolor de garganta, escurrimiento nasal, dolor de cabeza y cuerpo cortado. Sí la secreción nasal se torna más espesa o cambia de coloración entre verde y amarillo, es importante visitar al médico.

El principal causante que genera el resfriado común en infantes es el rinovirus, el cual se puede contagiar por nariz, ojos y boca. También puede transmitirse por contacto con personas infectadas, uso de utensilios, juguetes, entre otros.

No existe una vacuna para el resfriado común, así que, la prevención es el pilar angular en su tratamiento. Una de las maneras de prevenir  el resfriado común,  es evitar a personas enfermas, no compartir utensilios de uso común, descansar adecuadamente, realizar ejercicio, tener una alimentación higiénica y adecuada; y, evitar tocarse la nariz, cara y ojos sin lavarse las manos.

Cuando existen complicaciones en el padecimiento, incremento de más de 10 días en la enfermedad, cuando el infante es menor a 3 meses de edad, la existencia de malestar generalizado y cuando existen síntomas intensos; es imperante consultar al médico. Quién podrá realizar un correcto diagnóstico de la enfermedad del infante. Además, el médico, será responsable de realizar una adecuada diferenciación entre diversos agentes que pudieran estar implicados.

 Por otro lado, es necesario evitar el uso de antibióticos sin prescripción médica, bajo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ya que no se podrán tratar infecciones con antibióticos de primera línea y será necesario implementar fármacos más caros.

Actualmente, no existe un tratamiento antiviral específico para el resfriado común. Por lo tanto, entre las recomendaciones que puede girar su médico, se encuentran,  el uso mejores factores higiénicos, descanso adecuado, alguna suplementación con vitaminas, medicamentos analgésicos, entre otros. Finalmente, es importante consultar a su médico y evitar la automedicación, incluso, en 2008 la FDA emitió una recomendación para que medicamentos de libre venta no sean utilizados en niños menores de 2 años.