Search
TOP
¿Qué es la Osteoartritis? – Conciencia por la vida
16010
post-template-default,single,single-post,postid-16010,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,awake-ver-1.3,,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-default-style,eltd-fade-push-text-top,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-slide-from-left,eltd-,eltd-fullscreen-search eltd-search-fade,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

¿Qué es la Osteoartritis?

La Osteoartritis también conocida como Artrosis es una enfermedad crónica-degenerativa, es decir, que incrementa con el paso del tiempo. Puede ser progresiva y consiste en un desgaste del cartílago que recubre y protege las articulaciones. Esta alteración del cartílago afecta con mayor frecuencia las articulaciones del cuerpo que tienen mayor movilidad como las articulaciones de las rodillas, las manos, hombros, cadera y columna vertebral. El cartílago es un tejido firme y elástico que cubre los extremos de los huesos en una articulación. Sus características y el líquido que lo recubre llamado liquido sinovial permiten amortiguar y lubricar la articulación. A diferencia de otras formas de artritis (inflamación articular), la osteoartritis sólo afecta a las articulaciones y no a otro tipo de órganos.

La imagen muestra las principales articulaciones afectadas por la Osteoartritis:

La Osteoartritis o artrosis no es una enfermedad exclusiva de la vejes; cualquier persona puede padecerla y aumenta su frecuencia con la edad. Es más común en la mujer y en personas que tienen predisposición genética. La Osteoartritis se origina por varios factores que confluyen como son: la edad, la obesidad, los traumatismos y la sobrecarga de las articulaciones, factores genéticos e incluso algunas ocupaciones.

La Osteoartritis es una enfermedad de curso lento, donde no se identifica claramente su inicio, ya que evoluciona en el curso de varios años y que puede permanecer estable por lapsos prolongados, se manifiesta por: dolor, deformidad e incapacidad de la articulación afectada, siendo más afectadas las articulaciones de mayor movilidad o que soportan más peso como la articulación de la rodilla. El dolor que presentan las personas con este padecimiento aumenta conforme la enfermedad avanza. También se puede presentar rigidez de la articulación después de reposo prolongado y la alteración llega finalmente a la incapacidad funcional, que dependerá del grado de lesión articular.

Existen recomendaciones para las personas que pueden padecer la Osteoartritis, con el objeto de que puedan conocer mejor su enfermedad y mejorar su calidad de vida:

  • Mantenga un peso corporal correcto.
  • Cambios de temperatura a través de la aplicación de calor y frío. En general, el calor beneficia al paciente con osteoartritis o artrosis, aunque cuando hay intensa inflamación se indica aplicación local de frio.
  • Hábitos posturales que recomiendan dormir en cama plana, evitar sentarse en sillones o sofás hundidos, y usar sillas con respaldo recto.
  • Realizar ejercicio de forma adecuada para fortalecer la musculatura de la articulación.
  • Cambio de actividades.
  • Evaluación psicológica, psiquiátrica o cursos de autoayuda.
  • Evitar sobrecargar las articulaciones como cargar pesos excesivos o caminar por terrenos irregulares.
  • Calzado adecuado. No use zapatos con tacón excesivo, es preferible emplear zapato con ligero tacón.

Además de ejercer estas recomendaciones se sugiere el uso de fármacos que controlan la sintomatología como los analgésicos y antinflamatorios; sin embargo, debe ser el médico el que decida; en cada momento de la evolución, cual es el tratamiento adecuado para cada persona. No se auto-medique y acuda al médico reumatólogo cuando tenga dolor de una rodilla, de cadera o de cualquier articulación, para que valore, diagnostique y trate adecuadamente la alteración de las articulaciones.