Search
TOP
¿Qué es la esquizofrenia? - Conciencia por la vida
26265
post-template-default,single,single-post,postid-26265,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,awake-ver-1.3,,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-default-style,eltd-fade-push-text-top,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-slide-from-left,eltd-,eltd-fullscreen-search eltd-search-fade,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

¿Qué es la esquizofrenia?

Es de conocimiento general que la gran mayoría de las enfermedades pueden complicarse si no se atienden debidamente. Un hipertenso, por ejemplo, tiene una mayor probabilidad de sufrir un infarto, al igual que un diabético puede quedarse ciego si no se cuida. En este sentido, las alteraciones mentales parecerían no seguir el mismo patrón, ya que en estos casos el organismo funciona adecuadamente. Lo cierto es que estos padecimientos también logran un impacto importante, pues el daño que generan, aunque no es directo sobre un órgano o sistema, puede ser considerable. Las enfermedades psiquiátricas merman la calidad de vida de quienes las padecen y de las personas en su entorno, además de que muchas de ellas incrementan el riesgo de suicidio. Por todo esto, es de vital importancia que se les catalogue en todo sentido como enfermedades que ameritan un tratamiento.

El mejor ejemplo para ilustrar la gran severidad que pueden alcanzar las enfermedades mentales lo constituye la esquizofrenia. Esta patología se caracteriza por alteraciones graduales en el comportamiento y pensamiento del individuo, generando una desconexión con la realidad, lo que médicamente se conoce como psicosis.

La esquizofrenia es una alteración que se detona en la juventud, siendo más común que en los hombres se manifieste desde la adolescencia tardía, mientras que en las mujeres ocurra alrededor de los 25 años. También es importante considerar que existe cierta predisposición hereditaria.

Para entender cómo se manifiesta la esquizofrenia resulta útil hacer una comparación con una mente sana. Los psiquiatras, siguiendo este eje de pensamiento, han identificado que en una mente esquizofrénica algunas funciones que deben estar presentes en una mente sana están ausentes, como la capacidad para relacionarse con los demás, la adecuada expresión de afecto y el uso apropiado del habla. A este grupo de manifestaciones se les ha catalogado como síntomas negativos. Por otra parte, tenemos los síntomas positivos, los cuales, naturalmente, pueden entenderse como opuestos a los negativos: son manifestaciones que se presentan en la esquizofrenia y que no se encuentran en una mente sana. El mejor ejemplo de los síntomas positivos lo integran las alucinaciones, sobre todo de tipo auditivo, es decir, lo que normalmente los pacientes describen como escuchar voces. También es común que estas personas sufran de delirios, lo que en pocas palabras se puede resumir como ideas incompatibles con la lógica. Por ejemplo, un paciente esquizofrénico puede estar completamente seguro de que alguna persona famosa está enamorada de él, a pesar de que ni siquiera se conocen.

Además de los síntomas positivos y negativos, los pacientes esquizofrénicos suelen presentar otros rasgos. A pesar de que no es para nada exclusivo de este padecimiento, un arreglo personal deficiente es un signo común de la enfermedad. Por otra parte, algunas alteraciones en el habla llaman la atención: el uso de neologismos, es decir, términos inventados, es bastante frecuente, al igual que la repetición de las palabras que dicen otras personas o la expresión de frases sin sentido.

El tratamiento de la esquizofrenia es crucial para mejorar la calidad de vida del enfermo y las personas en su entorno cercano. Aunque es una realidad que existe una gran variedad de medicamentos útiles para el control de este padecimiento, su uso debe ser cuidadosamente indicado y vigilado por un psiquiatra, pues su efectividad no es tan fácil de evaluar y la mayoría de estos pueden generar efectos adversos. Simultáneamente, el paciente debe recibir psicoterapia y, en caso de que se agraven sus síntomas, puede requerir hospitalización.