Search
TOP
Otitis del nadador (otitis externa) - Conciencia por la vida
23863
post-template-default,single,single-post,postid-23863,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,awake-ver-1.3,,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-default-style,eltd-fade-push-text-top,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-slide-from-left,eltd-,eltd-fullscreen-search eltd-search-fade,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

Otitis del nadador (otitis externa)

La otitis externa, se le conoce como “otitis del nadador”, es una infección que se presenta en el canal auditivo, llegando a ser tan dolorosa, que incluso no es tolerable tocarse esta región.

¿Qué es?

Otitis significa inflamación del oído, sin embargo,  la otitis externa no es una infección común, y por lo general ocurre en los niños que pasan mucho tiempo en el agua. El  canal auditivo transporta el sonido del exterior del cuerpo hacia el tímpano; la piel que lo compone es muy delicada y está protegida por una capa delgada de cera; donde, el agua puede entrar y salir del canal auditivo sin causar problemas, sin embargo, si existe mucha humedad en el oído, su piel se puede irritar, abriéndose y permitiendo la entrada de bacterias u hongos; es decir, estas pueden crecer cuando hay agua atrapada en el canal auditivo. Por esta razón la otitis del nadador ocurre por lo general durante el verano, cuando las personas nadan.

¿Cómo se siente?

La principal característica es el dolor en el oído que puede extenderse a la cabeza. Lo que sucede es que las bacterias empiezan a crecer en el canal auditivo, y este se pone rojo, se hincha y actividades como masticar puede ser molesto; en ocasiones hay picor, ardor y las personas se quejan de tener la sensación de “oído tapado”.

¿Quiénes lo padecen?

Es importante destacar que no tienes que nadar para sufrir la otitis del nadador. Cualquier cosa que produzca una abertura en la piel del canal auditivo, como la piel seca, rascarse fuertemente el canal auditivo, un rasguño o limpiarse el oído de manera vigorosa con cotonetes, pueden aumentar el riesgo de desarrollar una otitis externa y producir una infección bacteriana.

Prevención

La otitis externa no es contagiosa, existen medidas de prevención, como: después de pasar tiempo en el agua, se deben secar con cuidado los oídos utilizando una toalla, e inclinar la cabeza hacia ambos lados para ayudar a que el agua salga de ellos, así como no introducir ningún objeto al oído.

Tratamiento

La otitis externa debe ser tratada por un médico; si no se maneja adecuadamente, y el dolor de oídos empeora, es posible que la infección se extienda. El tratamiento de la otitis externa dependerá de la gravedad de la infección y de la cantidad de dolor que siente el paciente. Es importante seguir las indicaciones del médico, y en caso de que se administre antibiótico, cumpla con los días de tratamiento que este le haya indicado.