Search
TOP
“Mami ¡Me salió otro ombligo! …” El lado oscuro del compartir – Conciencia por la vida
30231
post-template-default,single,single-post,postid-30231,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,awake-ver-1.3,,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-default-style,eltd-fade-push-text-top,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-slide-from-left,eltd-,eltd-fullscreen-search eltd-search-fade,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

“Mami ¡Me salió otro ombligo! …” El lado oscuro del compartir

¿Alguna vez se han preguntado por qué las mamás enseñan a sus hijos desde pequeños a no prestarse las cosas de uso personal como toallas, trajes de baño etc.? No solo es por pudor, ya que hoy en día sabemos que podemos infectarnos de muchas enfermedades por medio de… FOMITES. Los fomites son objetos contaminados que tienen la habilidad de transportar algún microorganismo infeccioso hacia otras personas, tal es el caso del famoso Molusco contagioso.

El molusco contagioso es una infección causada por un pequeño virus que puede provocar lesiones en la piel de forma circulares y abultadas con la peculiaridad de tener el centro deprimido dando la apariencia de un ombligo o en forma de “dona”. Estas lesiones pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, sin embargo, se pueden observar más comúnmente en pliegues, tronco, manos o boca.

Si bien esta infección es benigna tiene la gran característica que, como su nombre lo dice, es EXTREMADAMENTE contagiosa, ya que para infectarnos dependemos si estuvimos en contacto directo con las lesiones que una persona pueda tener o con fomites, y de que nuestro sistema de defensa no esté debilitado o inmaduro, es por esto, que el molusco contagioso se va a presentar con mayor frecuencia en las personas inmunodeprimidas (pacientes con VIH) o en los más pequeños de la familia. Este virus puede llegar a causar, mínimas, pero importantes epidemias en colegios y guarderías debido al cuidado o higiene inadecuados en la población infantil, siendo una enfermedad muy común en las clases de natación o en donde se puedan compartir material entre los niños. Así mismo, va a influir mucho el que la población infantil al sentir la molestia y comezón de las lesiones se rascan y con ello, si no estamos al pendiente, el pequeño puede “autocontagiarse” en otro sitio del cuerpo no infectado.

Esta infección al tener una trasmisión por contacto directo, también se puede considerar una ITS (infección de transmisión sexual) la cual es más frecuente en adultos presentando su localización particularmente cerca de los genitales.

Aunque el diagnóstico de molusco contagioso que determine el profesional de la salud es principalmente clínico sin requerir estudios especializados, debe de ser manejado con un tratamiento individualizado debido a la existencia de distintos tipos de terapias farmacológicas y no farmacológicas para su remisión.

Se puede prevenir con la educación a los niños enfatizando en la higiene y cuidado personal adecuados, así como el evitar el compartir objetos personales. Sin embargo, si tu pequeño comienza a presentar esas lesiones circulares, no te preocupes, llévalo al médico para que te oriente sobre la terapia a seguir.

 

 

Referencias

Semana de congresos y jornadas (2017) Notas útiles en infecciones cutáneas. 1er congreso argentino de dermatología pediátrica de la sociedad argentina de pediatría. Consultado el 30 de junio en:
https://www.sap.org.ar/docs/Congresos2017/Dermatologia/Miercoles%2026/Barabini_Infecciones%20cutaneas_Infecciones%20virales%20frecuentes.pdf

Rodríguez, G (2017) Molusco contagioso. Rev Asoc Colomb Dermatol. Revisión de tema. Consultado el 30 de junio en:
https://revistasocolderma.org/sites/default/files/molusco_contagioso.pdf