Search
TOP
La obesidad y los trastornos del sueño, un círculo vicioso - Conciencia por la vida
20163
post-template-default,single,single-post,postid-20163,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,awake-ver-1.3,,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-default-style,eltd-fade-push-text-top,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-slide-from-left,eltd-,eltd-fullscreen-search eltd-search-fade,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

La obesidad y los trastornos del sueño, un círculo vicioso

La obesidad es una enfermedad crónica que aparece cuando existe un exceso de grasa en nuestro cuerpo, se presenta a causa de un desequilibrio entre la cantidad de calorías que consumimos y las que gastamos, en México se calcula que afecta a más de un 30% de la población.

Por otro lado existen diversos trastornos del sueño como son: el Insomnio (incapacidad para conciliar el sueño), la apnea del sueño (pausas en la respiración por al menos diez segundos durante la noche) y los ronquidos. Se calcula que en conjunto estos trastornos afectan a un 40 % de la población mexicana. Para que el sueño cumpla con sus funciones como son: la liberación de diversas hormonas y  regulación de los procesos metabólicos e inmunológicos se debe lograr un sueño profundo, ya que estas actividades normales, dependen de esta fase.

Pero, ¿Cuál es la relación que existe entre la obesidad y los trastornos del sueño?

Bueno, el sobrepeso y la obesidad afectan al buen descanso, ya que causan una complicación conocida como apnea obstructiva del sueño, esta enfermedad se caracteriza por ronquidos fuertes y jadeos que pueden producirse hasta 30 veces durante una hora de sueño, en casos graves puede despertar al paciente con sensación de falta de aire, boca seca o alteraciones de la memoria, razón por la cual el proceso normal del sueño profundo y reparador se ve interrumpido. Las interrupciones constantes del sueño pueden llevar a otras alteraciones como por ejemplo el aumento de la tensión arterial, riesgo de sufrir un infarto cerebral o de corazón e incluso pueden promover algunos tipos de cáncer.

Debido a que la falta de sueño interacciona con algunos mecanismos reguladores del hambre y del apetito, las personas que no logran dormir adecuadamente tienden a comer más, principalmente alimentos ricos en azúcares, grasas saturadas y altas calorías, todo esto puede contribuir a la aparición o empeoramiento de la obesidad, complicando de esta manera el objetivo de la disminución del peso corporal.

En consecuencia, la falta de sueño y la obesidad tienden a retroalimentarse de tal manera que la presencia de uno conlleva al otro, por lo que es de vital importancia atender ambas enfermedades.  

Por todo lo anterior cabe destacar que si presentas alguna alteración del sueño, sobrepeso o ambas, acudas a tu médico de confianza, quien podrá determinar la causa del insomnio, brindarte un plan de alimentación balanceado y mejorar tanto el peso corporal como la calidad y cantidad de sueño, disminuyendo de esta manera los riesgos a la salud que este par de enfermedades pueda traer.