Search
TOP
Hipertensión y embarazo – Conciencia por la vida
31994
post-template-default,single,single-post,postid-31994,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,awake-ver-1.3,,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-default-style,eltd-fade-push-text-top,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-slide-from-left,eltd-,eltd-fullscreen-search eltd-search-fade,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

Hipertensión y embarazo

Durante los últimos años, las enfermedades crónicas como la hipertensión se han vuelto cada vez más comunes, causando cada día más muertes prematuras y presentándose cada vez en personas más jóvenes.

A esta realidad en el aumento de enfermedades crónicas se suma un nuevo entorno donde las mujeres tardan cada vez más en decidir ser madres o no.

Y es que, en la actualidad la hipertensión en México afecta a 3 de cada 5 personas mayores a 20 años, sumado a la maternidad cada vez más pospuesta, en muchas ocasiones, la mujer presenta ya una hipertensión previa o bien la desarrolla durante el embarazo.

Y ¿eso qué significa? ¿Es grave?
Si, la hipertensión durante el embarazo puede llegar a ser muy grave, poniendo en riesgo la vida de la madre y por supuesto la del bebé, en muchas ocasiones, de hecho, es causa de parto prematuro, lo que dificulta la posibilidad de supervivencia del bebé.

¿Hay algo que se pueda hacer para evitarlo?
Si, aunque la hipertensión presenta muchas causas, la principal de ellas está relacionada con los malos hábitos alimenticios que provocan aumento de peso, sin olvidar el alto consumo de sal en la dieta.

Por lo que la recomendación en general es mantener un peso saludable y reducir el consumo de sal.

Además es muy importante que si ya presentas hipertensión y decides tener un bebé, deberás acudir a tu ginecólogo antes de saberte embarazada. Así podrás tener un embarazo más sano y reducir los riesgos para ti y tú bebé.

Finalmente el asesoramiento de un nutriólogo, es de gran utilidad, para aprender a comer más saludable y reducir el consumo de sal, ya que esta se encuentra en diversos alimentos y muchas veces desconocemos que lo contienen.

Por poner un ejemplo el pan de caja, los quesos y los embutidos, presentan alto contenido de sal, lo que aumenta el riesgo de desarrollar hipertensión.