Search
TOP
Hiperplasia Prostática Benigna (HPB) – Siegfried Rhein
14813
post-template-default,single,single-post,postid-14813,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,awake-ver-1.3,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-default-style,eltd-fade-push-text-top,eltd-header-standard,eltd-fixed-on-scroll,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-slide-from-left,eltd-,eltd-fullscreen-search eltd-search-fade,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Hiperplasia Prostática Benigna (HPB)

¿Qué es?

La Hiperplasia Prostática Benigna es un crecimiento benigno del tamaño de la próstata, que por sí mismo no es peligroso; en esta condición lo que realmente es importante es cuidar los factores de riesgo que ocasiona, ya que son molestos y limitan la calidad de vida de quien la padece. Esta enfermedad se presenta en los hombres generalmente a partir de los 40 años de edad.

El médico especialista que valora el estado, función, salud, crecimiento prostático y tratamiento adecuado es el Urólogo.

¿Cuáles son los factores de riesgo de la Hiperplasia Prostática Benigna?

  • Chorro urinario débil o lento.
  • Dificultad para comenzar a orinar.
  • Escape de algunas gotas de orina tras haber terminado de orinar.
  • Sensación de vaciado incompleto de la vejiga.
  • Urgencia urinaria.
  • Aumento de la frecuencia urinaria durante el día y la noche.

¿Cuáles son los factores de riesgo para la Hiperplasia Prostática Benigna?

Edad: El riesgo de sufrir Hiperplasia Prostática Benigna incrementa con la edad, comienza aproximadamente a los 40 años y Así mismo la incidencia aumenta con la edad, llega a 50% para la edad de 50 años y a 80% para la edad de 80 años.

Origen étnico: El riesgo de padecer Hiperplasia Prostática Benigna de los hombres de raza negra comienza a aumentar unos cinco años antes que el de los hombres blancos y esta condición es menos frecuente entre los hombres asiáticos.

Sexo: La Hiperplasia Prostática Benigna afecta únicamente a los hombres.

Algunos estudios también han demostrado una relación entre síndromes resistentes a la insulina que incluyen obesidad, diabetes y  colesterol alto con el desarrollo de Hiperplasia Prostática Benigna de igual manera hay investigaciones que permiten sugerir que los hombres que hacen ejercicio regularmente tienen un menor riesgo de padecer Hiperplasia Prostática Benigna.

¿Cómo se puede prevenir?

El crecimiento normal de la próstata no es un factor que se pueda prevenir ya que se da con la progresión de la edad, sin embargo, lo que sí es prevenible es actuar sobre los factores de riesgo que ocasiona.

Es recomendable visitar cada 6 meses o 1 vez al año al urólogo o médico de confianza para que valore el tamaño de la próstata, estando muy a tiempo para actuar y así evitar los molestos factores de riesgo.

En el caso de que ya se presenten factores de riesgo en donde la calidad de vida se ha visto afectada, entonces es recomendable una valoración más integral que otorgue el tratamiento que se adecue a las condiciones del paciente.

Existen tratamientos farmacológicos dirigidos a disminuir el tamaño de la próstata y a la vez controlar los factores de riesgo, pero solo el médico es quien puede dar un diagnóstico certero y la óptima terapia.