Search
TOP
FIBROMIALGIA – Conciencia por la vida
17499
post-template-default,single,single-post,postid-17499,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,awake-ver-1.3,,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-default-style,eltd-fade-push-text-top,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-slide-from-left,eltd-,eltd-fullscreen-search eltd-search-fade,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

FIBROMIALGIA

La fibromialgia (FM), según concepto de la Guía de práctica clínica de nuestro sistema nacional de salud, es un síndrome doloroso, no articular, crónico e idiopático, caracterizado por dolor músculo esquelético e hipersensibilidad en sitios anatómicos específicos (puntos dolorosos). Se estima que afecta al 2% de la población general, con predominio en las mujeres 10:1 Relación mujer-hombre.

Las causas de la fibromialgia no están claras, pueden ser diferentes en las personas que la padecen. Las investigaciones actuales sugieren la participación del sistema nervioso, particularmente del sistema nervioso central (cerebro y médula espinal) son las más relacionadas. La fibromialgia no se debe a un trastorno autoinmune, inflamación, articulación o músculo.

La mayoría de las veces existe un factor desencadenante, como problemas de columna vertebral, artritis, lesiones u otro tipo de estrés físico o emocional.

Se caracteriza por:

Dolor crónico generalizado por más de tres meses de duración y presencia de puntos hipersensibles. Se acompaña de otras características tales como fatiga, trastornos del sueño, cefalea, parestesias, síndrome de colon irritable, trastornos conductuales, neuroendocrinos y del sistema nervioso.

La fibromialgia se puede tratar con o sin medicamentos, aunque muchas veces los mejores resultados se logran mediante uso de múltiples tratamientos. Incluso con las muchas opciones de tratamiento, el cuidado personal del paciente es vital para mejorar los síntomas y la función diaria, junto con el tratamiento médico.

Es por esto que es importante saber que los hábitos de vida saludables pueden reducir el dolor, tales como:

  • Aumentar la calidad del sueño y establecer patrón del mismo.
  • Disminuir la fatiga, tomando tiempo para relajarse cada día.
  • Hacer ejercicio a menudo.
  • Concentrarse en lo que se necesita hacer para mejorar.

Con el tratamiento adecuado y el cuidado personal, se puede mejorar y llevar una vida más normal.