Search
TOP
Enfermedad del beso (mononucleosis infecciosa) - Conciencia por la vida
18277
post-template-default,single,single-post,postid-18277,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,awake-ver-1.3,,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-default-style,eltd-fade-push-text-top,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-slide-from-left,eltd-,eltd-fullscreen-search eltd-search-fade,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

Enfermedad del beso (mononucleosis infecciosa)

Es muy común que asociemos los besos con un gesto de amor y cariño, pero olvidamos que a través de ellos se da un intercambio importante de virus y bacterias que pueden comprometer nuestra salud. Esto puede sonar exagerado, pero basta decir que con solo un beso de 10 segundos se pueden llegar a compartir hasta 80 millones de bacterias y algunos virus.

“La enfermedad del beso” o mononucleosis infecciosa, es causada por un tipo de virus que por lo general suele contraerse entre los 15 y 25 años, aunque podría llegar a presentarse a cualquier edad, incluyendo niños. Se contagia a través de la saliva en un beso, al compartir alimentos, bebidas, cubiertos y mediante la tos o estornudos de alguna persona infectada. Afortunadamente se trata de una infección leve que no suele ser tan contagiosa como el resfriado común.

Una vez que la persona ha sido infectada y después de pasar algunos días con los síntomas, el virus quedará almacenado durante toda su vida en el organismo, pero de un modo inactivo.

¿Es posible que el virus vuelva a reaparecer en algún momento?  Sí, pero solamente si se dan las condiciones concretas para que esto suceda, es decir que en algún momento bajen nuestras defensas de manera drástica.

Las personas que desarrollan esta enfermedad pueden llegar a sentir: Dolor de cabeza, dolor de garganta, tos, fiebre entre 38°- 39°C, inflamación de ganglios en el cuello, las amígdalas pueden presentar placas de color blanco grisáceo o amarillento, dolor muscular, sensación de cansancio, erupciones y manchas rojas en la piel, pérdida del apetito, vómitos y náuseas.

¿Cómo prevenir esta enfermedad?

La principal medida de prevención es evitar el contacto con la saliva del enfermo.

¿Cómo se trata “enfermedad del beso”?

En realidad, el tratamiento consiste principalmente en guardar reposo relativo en cama, acudir con el médico ante cualquier sospecha ya que este se encargará de prescribir fármacos especializados para aliviar la sintomatología, así como enjuagues bucales con fórmulas médicas que pueden ser útiles para aliviar el dolor de garganta. (estos también pueden ser prescritos por el odontólogo)