Search
TOP
EL DOLOR ARTICULAR – Conciencia por la vida
32153
post-template-default,single,single-post,postid-32153,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,awake-ver-1.3,,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-default-style,eltd-fade-push-text-top,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-slide-from-left,eltd-,eltd-fullscreen-search eltd-search-fade,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

EL DOLOR ARTICULAR

¿Qué es el Dolor Articular?        

El dolor articular es la molestia de las articulaciones, conocido también como artralgia. Se considera principalmente un síntoma, y no una enfermedad como tal, ya que realmente la causa del dolor puede ser una enfermedad. Se trata de un síntoma bastante frecuente, que altera la calidad de vida de las personas. Existen dos tipos de dolor articular: el agudo y dolor articular crónico dependiendo de la duración del mismo.

La lesión aguda de músculos o huesos, ya sea por daño o cirugía es muy común y es también una de las causas frecuentes de dolor agudo. La fuente más común de sintomatología y de limitación funcional en el adulto es el dolor de músculo-esquelético, siendo hasta un 40% en las personas mayores de 60 años que padecen dolor articular o artralgias.

¿Qué origina el Dolor Articular?

Es originado principalmente por traumatismos y artritis aguda y crónica. Muy frecuentemente el dolor articular se asocia con perturbación de la función de la articulación, desde restricción en los movimientos hasta incapacidad. Las causas de dolor articular son por: Traumatismo, infecciones, acumulación de cristales en la articulación, enfermedades degenerativas, enfermedades reumáticas y otras. Las enfermedades que suelen causar dolor articular son diversas, por ejemplo: Artritis, Artritis reumatoide, Lupus, Fibromialgía, Osteoartritis, Gota, entre otras.

¿Cómo se presenta el dolor articular?             

Las manifestaciones que presentan las personas con dolor articular dependen de donde se sienta el dolor de la enfermedad subyacente, que puede ser solo en una articulación o en varias articulaciones. El dolor articular puede aparecer de manera repentina o desarrollarse poco a poco y empeorar con el paso del tiempo. Las molestias en rodillas, hombros, codos, tobillos, muñecas etcétera,  aparecen como sensación de ardor, picor, entumecimiento, dolor, enrojecimiento, hinchazón, hormigueos, movilidad disminuida, rigidez, entre otras manifestaciones, afectando la calidad de vida del que las sufre.

El dolor articular puede acompañarse de inflamación de una o más articulaciones y se produce de distintas formas. Un buen ejemplo sería el dolor articular de la artrosis o Osteoartritis, en el que el cartílago de la articulación que normalmente la protege, se deteriora, produciéndose una pérdida progresiva de cartílago con el tiempo, y ya una vez sin el cartílago, los huesos se rozan unos con otros, provocando dolor e inflamación e incluso deformaciones de la articulación, lo que produce rigidez y dificultad al realizar movimiento.

¿Cómo prevenir el Dolor Articular?

La mejor manera de prevenir el dolor articular es mediante la práctica de ejercicio físico de forma regular, ya que favorece la movilidad articular a la vez que fortalece la musculatura. Aunado a esto, mantener una dieta equilibrada con una correcta ingesta de calcio fortalecerá los huesos.

¿Cuándo se debe acudir al médico si existe Dolor Articular?

Es importante acudir al médico para identificar la enfermedad que ocasiona el dolor articular, ya que, cuanto más pronto se identifique la patología que causa la artralgia, más facilidad para tratar tanto el dolor como la patología subyacente que lo está originando.