Search
TOP
¿Dolor de espalda? - Conciencia por la vida
22012
post-template-default,single,single-post,postid-22012,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,awake-ver-1.3,,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-default-style,eltd-fade-push-text-top,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-slide-from-left,eltd-,eltd-fullscreen-search eltd-search-fade,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

¿Dolor de espalda?

El dolor de espalda o lumbalgia puede ser originado por diferentes causas, sin embargo, existen algunos factores que influyen en que este dolor se pueda presentar, entre ellos:

  • Edad: el primer episodio de dolor de la espalda baja ocurre por lo general entre los 30 y 50 años de edad, el dolor se vuelve más común conforme avanza la edad.
  • Estado físico: El dolor lumbar es más común entre las personas que no tienen un adecuado estado físico. Si los músculos de la espalda y el abdomen están debilitados, es posible que no puedan soportar correctamente al cuerpo.
  • Embarazo: Es resultado de los cambios en el cuerpo y el aumento de peso.
  • Obesidad: Existe mayor presión y peso sobre la espalda.
  • Ocupación: Tener un trabajo que requiera levantar, empujar o cargar cosas pesadas; así como un trabajo inactivo en escritorio, especialmente si la persona tiene mala postura o se sienta en una silla sin suficiente soporte.

Además de los factores de riesgo mencionados, el dolor de espalda, puede ser causado por alteraciones mecánicas (esguinces, contracturas, lesiones, irregularidades esqueléticas), por alteraciones nerviosas (radiculopatías, ciática) o pueden ser causados por otras enfermedades (cálculos renales, tumores).

El diagnóstico debe ser realizado por un médico, el cual tomará en cuenta los antecedentes de la persona y realizará una exploración física para identificar la causa del dolor.

En general, el tratamiento de este padecimiento incluye terapia con frío o calor, antiinflamatorios o analgésicos para reducir el dolor y la inflamación; actividades físicas que contribuyan a fortalecer los músculos lumbares o ejercicios de postura. Es muy importante resaltar que el tratamiento debe ser establecido únicamente por el médico, ya que él determinará la causa del dolor y la mejor opción para disminuirlo.