Search
TOP
Deficiencia de hierro en niños y adolescentes - Conciencia por la vida
22518
post-template-default,single,single-post,postid-22518,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,awake-ver-1.3,,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-default-style,eltd-fade-push-text-top,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-slide-from-left,eltd-,eltd-fullscreen-search eltd-search-fade,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

Deficiencia de hierro en niños y adolescentes

Nadie en el mundo ha comido un pedazo de puerta o viga, sólo para cumplir con los requerimientos de hierro de su cuerpo, tan sólo, por la imposibilidad de tragarlo, sin embargo, todos los seres humanos necesitamos del hierro para mantenernos con vida. El hierro es tan importante, que incluso el cuerpo humano, puede contener suficiente cantidad para hacer un clavo pequeño de hasta 3 centímetros.

El hierro y sus funciones

El hierro es un mineral indispensable de la sangre y  de suma importancia para conservar los procesos que nos mantienen con vida. Algunas de sus funciones es transportar el oxígeno a todos los órganos del cuerpo, antioxidante, y hasta intervenir en el funcionamiento cerebral. Su deficiencia puede ocasionar un tipo de anemia llamada anemia ferropénica.

Anemia en niñas y niños mexicanos

En México, la deficiencia de hierro es altamente prevalente en niños y adolescentes, afectando principalmente a la población pobre y a los más jóvenes. El principal factor del riesgo de anemia es el bajo consumo de alimentos tipo hemo, por ejemplo, los productos cárnicos. La prevalencia de anemia, según los datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2016 (ENSANUT), en niños de 1 a 4 años fue de 26.9%, en el grupo de 5 a 11 años fue de 12.5% y para el grupo de 12 a 19 años fue de 9.6%.

Fuentes de alimentos con hierro

El hierro se puede obtener de la dieta a través de 2 formas. Una es a través de alimentos de origen animal como las carnes, conocido como hierro “hemo” que es muy fácilmente  absorbido por el cuerpo humano, y la otra es a través de los alimentos de origen vegetal, conocido como hierro “no hemo”, y está presente en espinacas, acelgas, frijoles, lentejas, habas, entre otras. La presentación de hierro no hemo es más difícil de ser absorbida por el ser humano, incluso una de las recomendaciones es consumir alimentos cítricos para incrementar la absorción en el cuerpo.

Prevención

Una alimentación adecuada puede cubrir los requerimientos de hierro, pero en algunas etapas de la vida es difícil alcanzar los requerimientos únicamente con la dieta. Los estados de mayor demanda de hierro son: niños prematuros, recién nacidos, niños menores de 3 años, preescolares, escolares, adolescentes y mujeres embarazadas. Para prevenir la deficiencia, algunas organizaciones médicas han sugerido la suplementación bajo supervisión médica.

Manifestaciones

Para conocer si alguien tiene deficiencia de hierro o anemia, se debe realizar  un estudio de laboratorio solicitado por un profesional de salud, o bien por los síntomas. Algunas manifestaciones son: palidez de la piel, decaimiento, dolores de cabeza, mareo, cansancio, dolor muscular, dificultad para respirar, entre otras. Es recomendable de visitar al médico si alguien tiene los síntomas anteriores o su alimentación es pobre en alimentos con hierro.

Recomendaciones

Desde los años 80´s, se vincula la deficiencia de hierro con alteraciones en pruebas mentales. Por lo tanto, una dieta variada, equilibrada en cantidades, y suficiente para la edad, será de suma importancia para disminuir el posible riesgo de anemia y mejorar el futuro de los peques.