Search
TOP
Alimentación complementaria – Siegfried Rhein
15999
post-template-default,single,single-post,postid-15999,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,awake-ver-1.3,,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-default-style,eltd-fade-push-text-top,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-slide-from-left,eltd-,eltd-fullscreen-search eltd-search-fade,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Alimentación complementaria

“El primer año de vida es un período fundamental en el que se establecen hábitos nutricionales que nos permitirán, no sólo conseguir un crecimiento adecuado, sino también la prevención de problemas de salud en la vida adulta y evitar enfermedades relacionadas con la alimentación.” Coronel, Guisado. 2007

¿Qué es la alimentación complementaria?

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la alimentación complementaria (AC) es un proceso que se inicia con la introducción gradual y paulatina de alimentos diferentes de la leche materna, para satisfacer las necesidades nutrimentales del niño y no necesariamente destetarlo, hasta integrarlo a la dieta familiar.

Tanto la leche materna como la fórmula de inicio aportan todos los nutrimentos que el pequeño necesita durante los primeros seis meses de vida. A partir del sexto mes de vida, la leche materna sola no es suficiente para cubrir los requerimientos energéticos y nutrimentales del lactante en crecimiento, razón por la cual se debe iniciar la alimentación complementaria.

¿Cuándo se debe iniciar la AC?

Alrededor del cuarto y sexto mes de vida las funciones gastrointestinales y renales del niño están lo suficientemente maduras como para introducir alimentos distintos de la leche materna.

Existen dos posturas en cuanto al momento óptimo para iniciar la AC:

  1. OMS: Sugiere extender la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses de edad.
  2. Comité de Nutrición de la Sociedad Europea de Pediatría, Gastroenterología, Hepatología y Nutrición (ESPGHAN): Sostiene que el inicio de la AC es posible a partir de la semana 17 (4 meses de edad).

En México tanto la Secretaria de Salud como la Asociación Mexicana de Pediatría se apegan a la recomendación emitida por la OMS, o sea, extender la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses.

¿Cuáles son los objetivos de la AC?

Los objetivos de la introducción de nuevos alimentos al niño incluyen: Prevenir deficiencias de energía, proteína y nutrimentos con énfasis en hierro y vitamina D; promover hábitos alimentarios correctos, que serán la base de los futuros patrones de alimentación; estimular el desarrollo psicoafectivo del niño e integrarlo a la dieta familiar.

¿Con qué orden, frecuencia, consistencia y cantidad se deben presentar los alimentos?

¿Qué alimentos no se recomiendan?

Se deben evitar alimentos de bajo contenido energético y que intervengan en la saciedad del niño como son los caldos, las gelatinas, los jugos industriales, el té, el café, los refrescos y los dulces.

Deficiencias nutrimentales

Para los lactantes y niños pequeños, los nutrimentos son esenciales para el crecimiento, el desarrollo y la prevención de enfermedades. En caso de no alcanzar a cubrir los requerimientos de cada uno se pueden producir deficiencias nutrimentales que acarrean complicaciones en el sistema inmunológico, el desarrollo del sistema nervioso y el crecimiento.

Existen diversas situaciones por las cuales se pueden presentar deficiencias nutrimentales:

  • La leche materna aporta todos los nutrimentos que el pequeño necesita durante los primeros 6 meses de vida. Sin embargo, varios nutrimentos varían en su composición de acuerdo con la alimentación de la dieta materna o las reservas corporales del lactante, tal es el caso de las vitaminas A, D, C, B1, B2 y minerales como hierro y yodo, de tal forma que si la alimentación de la madre es baja en nutrientes, probablemente la lactancia que brinde será pobre.
  • Métodos como cocción, procesamiento y almacenamiento de los alimentos, destruyen o dificultan la disponibilidad de los nutrimentos, tal es el caso de las vitaminas C, B1 y B2.
  • Las dietas vegetarianas no logran cubrir las necesidades nutrimentales a estas edades, a menos que se utilicen suplementos nutricionales o productos fortificados. Entre los nutrimentos en riesgo de deficiencia encontramos hierro, calcio, vitaminas A, D, B1, B2 y B12.

La suplementación con nutrimentos resulta ser una intervención efectiva. Por lo tanto, se recomienda realizar una evaluación clínica y nutricional para así poder decidir si es que se requerirá la suplementación con uno o más nutrimentos.

El consumo de una dieta correcta desde las primeras etapas de vida es requisito indispensable para que los niños aprovechen el máximo potencial de crecimiento y desarrollo.

Bibliografía:

  • Crabtree U. Revista Gastrohnup Año 2010 Volumen 12 Número 1 Suplemento 1 38-42
  • Ballard O, Morrow A. Human milk composition: Nutrients and bioactive factors. Pediatr Clin North Am. 2013; 60(1): 49-74
  • NORMA Oficial Mexicana NOM-043-SSA2-2012, Servicios básicos de salud. Promoción y educación para la salud en materia alimentaria.
  • Biesalski HK, Black RE. World Rev Nutr Diet. Basel, Karger, 2016, vol 115, pp 24–35
  • Cuadros et al. Acta Pediatr Mex. 2017 may;38(3):182-201
  • Koletzko B, et al. (eds): Pediatric Nutrition in Practice. World Rev Nutr Diet. Basel, Karger, 2015, vol 113, pp 62-67